Subscribe:

Blogroll

lunes, 1 de diciembre de 2008

Espera y Esperanza


En mi parroquia, solemos elegir lemas que nos ayuden a vivir el momento que celebramos en cada tiempo. El lema de este adviento es “Espera y Esperanza”.
Pues sí, “espera y esperanza” porque ha comenzado el Adviento. Muchos ni siquiera sabrán qué es. Adviento son las semanas en las que los cristianos nos preparamos para el nacimiento de Jesús que “viene en la historia de la humanidad para tocar a la puerta de cada hombre y de cada mujer de buena voluntad, para ofrecer a los individuos, a las familias y a los pueblos el don de la fraternidad, de la concordia y de la paz” (el Papa lo explica muy bien).
Sin embargo, parece que la esperanza tiene muchas dificultades para abrirse camino en nuestras vidas. Hasta en las cosas de Dios a veces perdemos fuerzas, ánimo o incluso interés. Vivimos en un mundo de seguridades y consumismo, en la cultura del placer, de vivir el presente. No importa el mañana, y menos el pasado mañana, y mucho menos aún esos lejanos días que anuncian los profetas y los soñadores. Importa el día de hoy, el momento que está en nuestras manos y sería algo fabuloso vivir así, si no olvidásemos que nuestro hoy es para los demás, o es un hoy caduco. La realidad es que si vivimos sólo para nosotros acabamos sintiéndonos presa de un mundo en carrera por el poder político, social, económico, donde parece que solo se puede vencer (esto es ganar dinero, prestigio, admiración o afecto, poder...) o morir. Así se corre el riesgo (y tristemente a menudo pasa) de perder la esperanza de vivir.
En el mundo de la revolución tecnológica y de la informática, de la globalización, del neoliberalismo y del relativismo, experimentamos impotencia, indiferencia, desesperanza, frente al crecimiento de los problemas sociales, personales, del hogar, de la falta de un trabajo digno, de la falta de seguridad. Estamos demasiado acostumbrados a las escenas de miseria y violencia. Vemos en televisión imagen de niños muriéndose de hambre, imágenes de inmigrantes maltratados, imágenes de guerra y muerte “en vivo y en directo” (a veces no sabemos distinguir una película de una noticia)... Y miramos a través de la pantalla y sentimos la impotencia de “no poder hacer nada”. A veces incluso optamos por ignorar la realidad: ya que nos parece imposible esperar un cambio de esta realidad o trabajar porque se cumpla un cambio.
El Adviento es el tiempo en que se recuerda que otro mundo es posible, que mañana será un hoy mejor para todos y que Dios viene. Que podemos esperar y que debemos tener esperanza.
La espera es la actitud paciente de quien aguarda la llegada o la aparición de alguien o de algo que, de momento, está ausente. El que espera sólo puede entretenerse, distraerse, pero más allá, la esperanza es el deseo que lleva a provocar la aparición o la construcción del objeto esperado. Como una madre espera esperanzada el nacimiento del hijo que crece en su seno. Sólo se puede esperar con esperanza aquello que de alguna manera depende de mí también.
Esperar -con esperanza- es "desear provocando", desear algo tan apasionadamente que se entrega uno a la realización de eso que se espera.

Eso es lo que hacemos los cristianos en este tiempo. El Adviento es tiempo de acelerar la llegada de una humanidad nueva, distinta, recreada con la paz, la justicia, la reconciliación y fraternidad. Es tiempo que esponja e ilusiona, ilumina y gratifica. Es tiempo para acoger el don que Dios nos ofrece en Jesús. Es tiempo de construir la Paz; vivir la Comunión; alentar la Esperanza; gestar con paciencia un mundo distinto.
“En Adviento, la liturgia nos repite con frecuencia y nos asegura, como queriendo derrotar nuestra desconfianza, que Dios «viene»: viene para estar con nosotros, en cada una de nuestras situaciones; viene para vivir entre nosotros, a vivir con nosotros y en nosotros; viene a llenar las distancias que nos dividen y separan; viene a reconciliarnos con Él y entre nosotros” (eso también lo ha explicado mejor el Papa).
Así que en eso estamos. Esperar que llegue el Señor con la esperanza de que cuando llegue el Señor, ¡y llegue como llegue!, tenemos futuro, y no cualquier futuro, sino ese futuro que Dios anuncia, en que todo será distinto. Ese mañana que también Dios espera.

20 cosas que me dicen:

Outsider friar dijo...

Provechosa reflexión!

El hereje dijo...

Mientras no llega el dueño de la casa, son los hombres quienes deben intentar arreglar este estropicio y quitar las telarañas de las esquinas del mundo.

Anónimo dijo...

BUENO POR AQUI DE NUEVO ANONIMA, SI BIEN LAS PREGUNTAS ECHAS NO FUERON ALGO ASI, COMO BIEN SEÑALADAS CREO Q SI VEO UN POCO DE LO QUE TAL VEZ QUIERAS DECIR...
SI NO, YA EXPLICARAS, POR QUE CLARO TODO TIENE UN TIEMPO....
Y QUE HERMOSA REFLEXION HAS ESCRITO SOBRE ESTE TIEMPO,PRECISAMENTE HOY QUE ALGUIEN ME TRATO DE FORMA DESDEÑOSA, ME HACE PENSAR QUE PRONTO VENDRA UN ADVIENTO, ( ESPERO NO LO TOMES A MAL)Q AMODO DE AIRE, NOS ALIGERARA A TODOS LAS CARGAS Y VENDRA A QUITAR LOS PESARES, QUE COMO EL DIA DE HOY NO PERMITIERON Q ESTA PERSONA VIERE LAS COSAS DISTINTAS..., ASI Q SI, ESPEREMOS Q ESTA TEMPORADA VENGA LLENA DE ESPERANZA, DE PAZ, Y DE ESTE NUEVO ADVIENTO QUE REFRESQUE COMO UNA TENUE PERO REVELADORA PRESENCIA A LOS CUATRO RINCONES EN QUE TODOS HABITAMOS...
FELIZ COMIENZO DE TEMPORADA...
Y POR QUE NO QUIZA, DE ALGO NUEVO TAMBIEN..

aLeBriJe dijo...

Hola; antes que nada una disculpa por haberme desconectado, a decir verdad es que no he estado muy bien, muchas cosas en mi cabeza, graciaspor estar al pendiente de mi blog, es que deseaba estar muy ocupado para no pensar en cosas raras, en fin ya veras en mi blog de que se trata todo este embrollo.

Sabes, tu post me quedó como anillo al dedo, esperanza es lo que necesito y lo que menos he tenido ultimamente, quiza tenga una enfermedad, no lo se con certeza pero espero no sea nada grave, tienes razon yo me he dejado lelvar por este mundo de consumismo, y no he prestado a tencion a lo que realmente merece la pena en mi vida.

te agradesco tu comentario y nos estamos leyendo

esperanza dijo...

Seguiremos deseando y provocando...y atentos a recibir y saber recibir.

Un cura dijo...

Outsider, gracias. Espero que sea de provecho para todos.

Creo que nunca he estado tan de acuerdo con un hereje. Jejejeje. Sí señor, tenemos que arreglar nosotros la casa. Es lo que decía el Evangelio del domingo. Gracias y un saludo, hereje.

Querida anónima. Ya ha llegado ese Adviento, que como dices nos traerá seguro algo nuevo. Pero no te olvides que no es sólo lo que el tiempo nos trae. Es también lo que nosotros tenemos que hacer y construir... La espera y la esperanza son también labor nuestra. Me alegra que sigas pasando por aquí. Gracias.

Alebrije. Antes de nada mucho ánimo en ese problemilla que te ha tenido ocupado. Todavía no he visto tu blog pero lo leeré para saber qué te pasa. Me alegro de que esta reflexión te haya sido provechosa. La verdad es que la mayoría deberíamos estar más atentos a lo fundamental de la vida y no a muchas cosas accesorias. Un saludo, te visito y te leo pronto. Gracias.

Querida esperanza... precioso nombre y precioso deseo. Dí que sí. Muchas gracias.

Eos dijo...

Gracias, hoy necesitaba leer algo asi.

Guerrera de la LUZ dijo...

Hola padre, me ha encantado tu blog, te enlazo.

Un abrazo en +XM

Leandro Sabogal dijo...

Hola padre!!

me gustó su visita por mi blog...
yo soy animador litúrgico de una parroquia.. incluso vivo en una casa cural de Bogotá.

me agrada que use estos medios para la evangelización... y ps le deseo que aproveche éste tiempo de espera... no sólo navideña... aunque la palabra navidad trae consigo todas las esperanzas de la humanidad..incluso la secular.

♚Ӄѧӄǿӄɛӄѧ♚ dijo...

Hola, soy nueva por estos lugares, me gustó y me cayó muy bien lo que he leido..
Saludos!

María dijo...

Se que hemos entrado en adviento porque el domingo estuve en misa con mi niña y el sacerdote que tan bien dice la misa nos lo explicó y además nos recomendó que rezáramos cada día con nuestros hijos.

Nos explicó que debemos de tener esperanzas para esperar a Jesús como esperamos a los Reyes Magos, para así, poder ver la luz en nuestras vidas, pero no la luz de Iberdrola, sino la de nuestro interior, mira de verdad te digo, me encantó como dijo la misa.

Gracias por este post, porque también me ha gustado.

Un beso.

Alfonso Sandoval dijo...

Te agradesco haber visitado mi blog...

Me gusta pensar de forma romantica que algun dia el mundo va a cambiar, que las personas en verdad esperamos ser mejores, que no solo la epoca de Navidad sea el momento para decirnos entre nosotros y decirle a Jesus lo mucho que lo amamos, lo que le agredecemos y las ganas que tenemos de cambiar los defectos... pero pasando año nuevo, todos esos deseos se van al recuerdo. Me pregunto si eso es bueno, y mi respuesta es no.

Uno debe estar decidido para cambiar...
Un buen post.... gracias :D

Ángel dijo...

Hola Lorenzo... Me gustó muchisimo tu blog, te visitaré con frecuencia... y te agradezco hayas entrado al mío. ;)

La frase "desear procurando" me llegó...

La esperanza como la fe, es definitivamente la llave q nos abre puertas que creimos cerradas por siempre...

Recibe un fuerte abrazo desde Venezuela

Angel

Gloria dijo...

Me gusta tu Blog Padre, es un descanso en medio de tantos blogs y cosas. Me gusta su meditaciòn y me ha llegado mucho porque mi hija se llama Esperanza,si puede reze por ella, tiene 14 años y està en una edad difìcil.Gracias, cariños, Gloria+

Luzzy Duran dijo...

esperanza... te podria decri que es lo unico que me mantiene viva y cuerda, bueno eso y mi fe.

alvaro Locx dijo...

Hola como estas?

Es extraño pero para mi este año fué el más difícil de mi vida, ha sido de gran reflexión y mucho conflicto interior, pero al fínal creo que estoy encontrando la esperanza a pesar de la adveridad en la que me he visto envuelto. gran post.

Alvaro

hm dijo...

Padre, muy atinado el post de hoy. Yo si sabía que era el advenimiento y que empezaba por que estuve en un colegio de curas hasta los 17 años.

Está bien, recordar, que está bien toda la parafernalia que se monta en diciembre de celebración, pero que en el fondo, lo que era era una fiesta que traía un mensaje de paz y salvación... al final la gente se fija en las ramas y no ve el tronco.

Adrián Selma "Tiniebla" dijo...

Espero que no sea una molestia, pero he visto interesante el blog y me he permitido anunciarlo en La Trabajadera. Un saludo cura !!!

Alexandro Magno dijo...

GANDIUM ET SPES = GOZO Y ESPERANZA:

Unión íntima de la Iglesia con la familia humana universal

1. Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia.

LAS PALABRAS ENCADENADAS CONLLEVAN UN MENSAJE ESPECIAL, COMO MÁGICO. TRANSPORTA UNA PARTE DEL SER QUE LA DICE, HACIA EL SER QUE LA RECIBE. JESUS ES EL VERBO, NUESTRO PADRE SACÓ DE LAS TINIEBLAS AL MUNDO CON LA PALABRA "¡HÁGASE LA LUZ!, "LA SEMILLA ES LA PALABRA". ESTOY MARAVILLADO CON LAS PALABRAS. EL COMIENZO DEL DOCUMENTO DEL VATICANO II, SUENAN EN MI COMO LA LETRA DE UNA CANCIÓN.

Un cura dijo...

Acabo de llegar de Roma, perdonad que no os haya escrito antes... (pronto lo explicaré todo en un post). Mientras, gracias por vuestas visitas y comentarios.

Eos, me alegro de que te haya servido la reflexión. Gracias.

Gracias también a ti, Guerrera de la luz. Gracias por pasarte, por comentar y por ese enlace.

Leandro Sabogal, me alegro de que tú también me visites y ánimo en todos tus esfuerzos y trabajos. Ya nos explicarás cómo es que vives en una casa cural. Un saludo.

Kakokeka (o algo así), bienvenida, me alegro de que te haya gustado el blog. Saludos.

¡Cuánto me alegra saber de quien va a Misa! ¡Y además sabe aprovecharlo! María, sigue los consejos del buen cura del domingo. Seguro que te vendrá bien a ti y a tu familia. Un abrazo y gracias.

A veces perdemos la esperanza de poder arreglar este mundo, pero te aseguro que es posible. Alfonso Sandoval, no lo dudes, podemos cambiarlo... tal vez sólo queda que nos demos cuenta de que realmente nace Dios, y que ese es verdadero motivo e impulso. Un abrazo y gracias.

Ángel, bienvenido, gracias por tu visita. Espero que puedas seguir pasando por aquí.

Gracias Gloria por los piropos que diriges a mi blog, rezaré por ti y tu familia. Rezad también vosotros por este curilla. Un saludo.

Luzzy Duran, no pierdas nunca ni la esperanza ni la fe... son dos buenos motivos para permanecer vivo y cuerdos. Gracias por tu visita y mucho ánimo en todo.

Alvaro Locx, ánimo en esas adversidades en las que te has visto envuelto en este año. Sean cuales sean seguro que serás capaz de recuperar tu esperanza, de vencer en ese conflicto interior. Gracias por tu visita y me alegro de que te haya gustado el post. Aquí me tienes a disposición para lo que necesites. Un saludo.

Hm, ya sé yo que a muchos se les olvidan estas cosas... por cierto, lo que está bien no es la parafernalia, sino lo que se celebra... la parafernalia vacía no sirve para nada, por eso (porque se andan por las ramas) para muchos estas fiestas son tristes... ¿tristes? ¡Nace Dios! Gracias por tu visita, que no olvidemos nunca lo esencial.

Ay, Tiniebla... vas a descoyuntar el contador de visitas... seguro que ahora pega un apretón, gracias por la visita y adelante con el anuncio (ya veremos que sale). Un abrazo.

Alexandro Magno, me alegra de que tengas tan viva y tan a flor de piel la palabra de la Iglesia en el Concilio. ¡Qué importante es recordar que esa Palabra encarnada sigue hoy en medio de este mundo actuando la salvación! Y nosotros tenemos que ser sus voceros. Gracias por la visita. Ánimo.

Gracias a todos por vuestros comentarios. Un saludo a todos.