Subscribe:

Blogroll

sábado, 7 de enero de 2012

¿Cuándo nos hacemos mayores?


Es verdad que me gusta ser un poco niño... siempre me pasó (ya hablaremos otro día de Peter Pan). Ha pasado el día de Reyes, y he disfrutado de nuevo de las pequeñas grandes alegrías de este día...
  • despertar sabiendo que es un día maravilloso, incluso si no la hubiese en nuestra casa –en la mía la hay (y eso que vivo solo)–, a nuestro alrededor miles de personas se despiertan rodeados de magia...
  • la sorpresa de quien de repente acierta con lo que ni nosotros habríamos imaginado que queríamos...
  • los nervios y las risas cuando no conseguimos quitar el papel de regalo...
  • la cara de tonto y el abrazo cuando nos regalan algo que no nos va a servir para nada, o cuando lo que esperábamos no es lo que nos han regalado. Al fin y al cabo, todo viene del cariño...
  • la sonrisa de los niños asombrados por las maravillas que los Reyes Magos son capaces de hacer...
  • la alegría del que regala que es mucho mayor que la del que recibe el regalo (un símbolo que deberíamos recordar el resto del año)...
Es un símbolo, es el día de la Epifanía. También Dios se manifiesta en lo pequeño, en la alegría, en ese cotidiano convertido en magia, en el don de uno mismo... Si simplemente supiésemos aprovechar las cosas más sencillas que tenemos a nuestro alrededor, la magia de ese cotidiano extraordinario del día de Reyes cada año.

Decía un hombre sabio que “no dejamos de soñar porque nos hacemos mayores, sino que nos hacemos mayores cuando dejamos de soñar”.

12 cosas que me dicen:

Alexandro Magno dijo...

Volvemos a Jesucristo: Para entrar al Reino de los cielos, hay que hacerse niño. La magia y la ilusion de unas contadas ocaciones que vivimos auténticamente la fiesta de los Reyes Magos, iluminan todo una vida recordándolas y reviviendolas luego con hijos, sobrinos y vecinos.(Contemos la cantidad de años que van entre que tenemos uso de razón y nos la que nos convencemos que la magia es de nuestros padres y seres que nos quieren, cuantas son? 6 o 7 veces?) Todo lo bueno viene de Dios, y esto es bueno. Hay que ver los esfuerzos que hacemos los mayores para poder arrancar una sonrisa y festejar a nuestros tesoritos-niños en este día mágico.

Yopopolin dijo...

cuando perdemos la ilusion eterna de la mirada de un niño... ahi es cuando nos hacemos mayores...

salu2!!

Octavio dijo...

No dejemos de soñar nunca; cabría aquín darle un nuevo sentido a la frase del clásico Calderón: toda la vida es sueño. Ojalá nunca nos falte esa frescura juvenil, por muy mayores que nos hagamos.

Dark Angel dijo...

wow... un cura me dejo un mensajito en mi blog.... WOW!!!!
He esperado a mi puuerta todos los maniacos, pecadores, abusivos y demás, pero la visita de un sacerdote es, si no un honor, un merito enorme.
Gracias por su mensaje, aun cuando mi blog sea algo loco y enredado, fue bonito ver su mensaje.
Un saludo desde una lejana galaxia

soy+pequeno dijo...

yo he vivido el 4 punto :o
lo del don de 1 mismo mola :D

X dijo...

No le falta razón a ese sabio, que probablemente nunca se hizo mayor. :)

Daniel Gil Jiménez dijo...

Cuando la ilusión abandone al alma, nos habremos hecho mayores.

hm dijo...

Yo guardo todo lo que me van regalando durante las Navidades y no lo estreno hasta la mañana del seis... si es que soy un sentimental.

Máster en Nubes dijo...

Nos hacemos mayores cuando dejamos de vivir con ilusiones y vivimos de deseos. Eso es ser viejo.

David Samayoa dijo...

Hay una cancion de Enrique Bunbury que se llama "De Mayor", que dice: "cuando era pequeño me enseñaron a perder la inocencia gota a gota, que idiotas". Y estoy totalmente de acuerdo, ahora yo creo que soy un niño con mentalidad de adulto...

SOMMER dijo...

Nos hacemos mayores desde el día que nacemos. Excepto los rebeldes con causa, suscritos al síndrome de Peter Pan.

Abrazos amigo. Que el 2009 te llene la vida de belleza.

Un cura dijo...

Perdonad amigos. No me dí cuenta de que no había respondido a vuestros comentarios en este blog. Aquí me tenéis.

Alexandro Magno, gracias por pasar y por darnos siempre esa bellísima visión llena de Evangelio. Un saludo.

Yopopolín... llevas razón. Espero que no nos hagamos mayores del todo. Gracias.

También a ti gracias, Octavio... "que la experiencia me enseña, que el hombre que vive sueña, lo que es hasta despertar"... son sueños distintos, pero tendríamos que saber aprovecharlos todos. Un saludo.

Dark Angel, me alegro de que pases por aquí. Ya ves... los curas nos paseamos de un lado a otro. Me alegro de que pases por mi blog y que me dejes tu comentario. Un saludo.

Pequeño, gracias siempre por pasar por aquí.

X, ese sabio vivió como un niño siempre, y eso le permitió ser un gran adulto, capaz de enseñar a millones de niños aún hoy... Gracias por pasar por aquí.

Daniel Gil Jiménez, no permitamos que nos abandone la ilusión. Un saludo y gracias.

Hm, da gusto así, los grandes clásicos sentimentales, jejejeje. Un abrazo y gracias por pasar y comentar.

Máster en nubes, entonces no nos hagamos viejos. Gracias.

David Samayoa, gracias por esa preciosa canción que me has recordado.

Sommer... no tenemos más remedio que hacernos mayores, cada momento un poco más... pero podemos vivir con o sin ilusión y eso es lo que no podemos perder.

Gracias a todos y perdonad que haya tardado en responder.