Subscribe:

Blogroll

martes, 10 de febrero de 2009

De buenos y malos (III y sigue)

Sigue el tema, que da para mucho. Aunque abandono ya la alusión directa a Israel y Palestina (al menos de momento).
Después de mis entradas anteriores, hay quien me acusaba de no definirme. De ser tibio o relativista. Y en cierto modo lo soy, me he dado cuenta después de una reflexión.
Me paro a pensar y algo me pide dentro que grite al mundo que no hay ni buenos ni malos, que nadie está en posesión de toda la verdad, que las cosas no son blancas ni negras... Es algo en lo que creo firmemente, que la escala de grises es amplísima y que a veces no podemos reducirlo todo a uno u otro lado.

Pero llegan los Reincidentes un grupo sevillano de rock'n roll y punto (dicen ellos). Evidentemente, con muchas de sus letras no me identifico –muchas ni me gustan– pero a veces dan en el clavo y en este tema me dicen:

¿Y el que exprime sudor y sangre y da un puto jornal?
¿Quién fabrica artefactos de destrucción?
¿Y el que presta con intereses?
¿Y el que vende carne de niños por ambición?
¿Los que siembran racismo y superioridad?
¿Quién tortura por conveniencia o simple convicción?
Mire usted, yo me cago en la relatividad
Claro que hay buenos y malos y los habrá.


Y también llevan razón... y es que también es un poco tonto negar la maldad, e incluso lo que hacen los malos. Mirar el siglo XX da miedo. En la II Guerra Mundial, los nazis eran los malos (y me niego a discutirlo), el ser humano llegó a uno de los mayores grados de maldad que ha podido alcanzar en la historia. Y podemos también el stalinismo soviético, o el despotismo chino y de las grandes dictaduras latinoamericanas... de derecha o de izquierda (que ya estamos otra vez dividiendo en buenos y malos).
Sí hay maldad, hay un "reverso tenebroso", un "lado oscuro" de nuestra humanidad y no vamos a negarlo. Pero me parece muy triste reducir el ser humano a la maldad.

No es que no crea en el bien y en el mal, ni que no crea en los buenos y los malos... no, pero no creo que todo sea tan fácil. Creo que existe el mal, más que los malos. Y creo que todos los hombres somos buenos, porque somos imagen de Dios. La pena es que tantas veces lo estropeemos.
No quiero que mi reflexión sea simplista, pero sí necesitamos descubrir que en todos nosotros crecen trigo y cizaña y que en vez de dedicarnos a buscar culpables, deberíamos hacernos responsables de los demás.
Seguiré dando vueltas al tema, y gracias a todos por vuestros comentarios y opiniones.

22 cosas que me dicen:

Eudora dijo...

No se olvide de Pol Pot y los jemeres rojos...

Yo ya no sé qu peor si la maldad aldescubierto oo eso que se lleva tanto ahora: el cinismo.

El Buen Salvaje dijo...

Habiendo fracasado tantas veces, ¿por qué siguen y siguen pensando que no hay bien ni mal?

Parece que últimamente reflexionamos sobre lo mismo, Cura.

Saludos salvajes.

Matritensis dijo...

No estoy de acuerdo, hay gente mala, que sean así por alguna determinada razón no dejan de ser malos.
En el plano religioso también, el Demonio es malo ¿no?

misántropo dijo...

"Los lugares más abrasadores del infierno están reservados para aquellos que, en momentos de difícil crisis moral, mantienen su neutralidad" (Dante)

Gloria dijo...

Padre estoy de acuerdo, lo que pasa que en los grises hay unos más oscuros y grises que otros y hay gente terrible, pero donde está la diferencia (opino humildemente) es que no podemos juzgarlos, hay gente horrible, pero que pasó en sus corazones? como crecieron? quienes fueron susu padres? es como la cadena del horror en vez de la cademna del amor, ahora eso sí, hay mucha gente buena Padre deverdad!!! anímate! lo que pasa es que siempre hace noticia lo más horrible. Que Dios te bendiga,Gloria

Gloria dijo...

Y tú Padre sigue con lo tuyo que ya te dije estás muy bien!! aah un cura autèntico es como una perla en el mar!! (como un cristiano auténtico tambien) soy más vieja que tú asi que me puedo dar el lujo de decirte estas cosas.Cariños, Gloria

KINY dijo...

me parece increible que reincidentes pasen también por tus pensamientos jejeje es una broma.

Y es cierto yo creo al igual que los malos y los buenos siempre existirán no negando que los buenos pueden hacer cosas horrorosas y a la inversa....

Creo que llevas razón, este tema da para mucho....

Oscar Javier dijo...

Comparto su posición, sabe, existe el mal, y los actos malos, actos que le son imputables a cada persona humana pero que no la agotan en su valor, en su auténtica dignidad, la de ser hijo de Dios... eso es lo revolucionario del mensaje Evangelico, el rescate de la persona, "Yo tampoco te condeno, vete en paz y no vuelvas a pecar"... es complejo, hay actos malos que nos descomponen las entrañas y ante los cuales parece que nos surgiera el desear la muerte para los agresores, pero allì esta el reto de la mirada cristiana... sin lugar a dudas un tema controversial... saludos

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Lo que ocurre es que los malos no tienen castigo. El infierno está vacío, porque los curas (de cualquier reigión) los absuelven de todos sus pecados, cuando van a morir, y allí están todos, en el cielo cual querubines jugando con los que murieron niños inocentes... que jodios.

Marcos V Mazzotti dijo...

Desorientador, guardate tus complejos anticreyentes, primero mìrate a ver si no ruegas por una absoluciòn, que yo sì, se humilde pichòn.

Creo que estar a favor de la Paz no es ser relativista, es darse cuenta que Israel y Palestina no son bandos diferentes.y verlos asì creo q esta bien

princesa Tanizaki dijo...

Quizás no exista la maldad y a lo que llamamos maldad sea una carencia de conciencia.

alvaro Locx dijo...

Hola

Como estas?

Pues duro el tema, yo el año pasado me lleve una lección extraña, durante 30 años de mi vida, es decir casí toda ella, me propuse ser bueno, intachable, el mejor amigo, la pareja incondicional, el hijo visagra etc.etc.

Ya sea por acción divina, por mi acción terrena y por el asesoramiento externo me dí cuenta que el ser humano es ying yang y que si te empeñas en la bondad y niegas tu parte mala y la reprimes y la encierras en un cajon, cuando se habrá ese lúgar oscuro todo saldrá con más fuerza.

creo que la clave es aceptar las 2 partes los dos lados, convivir, hacerlos concientes no renunciar a si mismo, ni vivir pa explotar a otros.

a diferencia de varias expresiones aqui manifestadas estoy convencido de que aquellos que hacemos como "maldad" es miedo... miedo puro y muchas acciones de "bondad" son soberbia trampas de la mente... yo opto por el equilibrio... primero estar bien tu y así lo estaras con los demas, y antes de emitir juicios o accioonar revisar que te mueve a actuar así.

Besasoz

Tomás dijo...

Ciertamente existen buenos y malos, y ciertamente hay quien se encuentra en posesión de la verdad absoluta, aunque no sea una verdad compartida por el resto,Ejemplo: Tu verdad absoluta es que crees en Dios, y te comportas acorde a esa verdad, a tu verdad, sin embargo, mi verdad absoluta es que después de esta vida no hay nada (que no lo pienso) y esa es mi verdad absoluta.

Negar la existencia del bien y del mal es relativismo, y por mucho que uno pase hambre y no tenga que llevarse a la boca, si roba esta haciendo mal, quizás justificado o más bien comprendido por el resto.

Lo dicho, existen los malo y los buenos, y lo de palestina e israel, es una barbarie como bien dijistes en el primer post sobre buenos y malos, no es cuestion de definir que bando es el malo o el bueno, es cuestión de buscar la paz.

Y si hay que juzgar como malo o bueno a uno de los dos,,yo digo que los dos son malos, porque tanto uno como el otro se odian, asi que todos malos,

Saludos y perdón el rollo que acabo de soltar

Un cura dijo...

Vamos allá... hay que ver lo que da de sí este tema. Intento responderos a todos y abrir debate.

Eudora, gracias siempre por comentar. No tengas dudas de que el cinismo es absolutamente destructivo para las personas "dichoso el que no se sienta en la mesa de los cínicos"; dice el Salmo.

Querido Buen Salvaje, me alegro de tu visita y de tu comentario, yo no tengo duda de que hay bien y mal, pero no por ello se puede dividir el mundo en buenos y malos. Tal vez deberíamos reflexionar cada vez más sobre estas cosas. No sólo nosotros dos. Y ojalá todos dieran un voto de confianza al ser humano, a todo ser humano... a pesar de los fracasos. Gracias por tu visita.

Matritensis, ciertamente el demonio es malo, pero no es humano... qué conste que puedo comprender lo que dices, y en cierto modo estar de acuerdo... hay gente mala en el sentido de que muchas personas hacen el mal continuamente, y uno puede vivir optando por el mal (eso forma parte de nuestra libertad), sin embargo, no estamos hechos para el mal sino para el bien y siempre hay posibilidad de redención, en ese sentido creo que estamos hechos para el bien. Gracias por tu comentario y por aportar tu opinión. Me alegra saber que me lee quien no está de acuerdo conmigo (de verdad). Un saludo y gracias.

Misántropo, gracias. Primero por pasar, segundo por esa frase que aportas. Me encanta "el Dante" (utilizo el artículo al modo italiano, reconociendo la genialidad). Qué conste que estoy totalmente de acuerdo con él y contigo. No podemos ser neutros ante el bien o el mal, y por supuesto nunca podemos permanecer indiferentes. Ni siquiera el Dios de la Historia permaneción. Un abrazo y gracias de nuevo.

Querida Gloria, ciertamente no podemos juzgar los corazones. Sólo las acciones, porque además sólo el amor es capaz de redimir. Un gran hombre que conocí decía que el corazón del ser humano es una fuente de bondad inagotable... lástima que tantas veces lo tengamos bloqueado. Gracias por tus comentarios y tus palabras de ánimo.

Ya ves, Kiny, hay pensamientos para todo el mundo (incluso para Reincidentes). Creo que hay semillas de verdad esparcidas por todo el mundo, y nunca me parece un mal momento para encontrarlas. Me parece que tu definición encaja perfectamente con lo que pienso. El tema da para mucho, creo que habrá que ir profundizándolo (de hecho lo he convertido en una etiqueta, porque creo que quedarán muchos posts). Gracias por seguir pasando, amigo.

Oscar Javier, me alegro de que sigas leyéndome. Bien explicado, se ve que eres capaz de aplicar bien tus estudios teológicos a la vida. El reto de la mirada cristiana, como bien dices, es mirar de otro modo, es sembrar el perdón, la redención y la reconciliación... por ejemplo recuerdo ahora una de las diatribas de Víctor Hugo contra la pena de muerte, cuando decía: "¿qué dice la sociedad? No matarás. ¿Cómo lo dice? Matando". Es necesario que miremos de otro modo y así viviremos de otro modo. Gracias, Oscar por tu comentario.

Querido Orientador, la verdad es que no termino de comprender tu criterio. Con respecto a lo que dices, ningún cura (de ninguna religión) absuelve a los malos de todo pecado así porque sí... es Dios quien absuelve al que se arrepiente y vuelve a su regazo, como buen padre... sólo es perdonado quien quiere ser perdonado... y sólo la misericordia de Dios sabe dónde está cada persona. No lo sé. Pero me pregunto si eres de los que quiere una Iglesia que manda a la gente al infierno ¿Puedo deducir eso de tu comentario? Yo prefiero una Iglesia que rescata a la gente de él, en esta vida y en la otra, la verdad. Muchas gracias por pasar por aquí y por discrepar.

Marcos V Mazzotti, creo que llevas toda la razón al decir que estar a favor de la Paz no es ser relativista, es tomar una opción clara, no por una parte sino por el único camino posible para que todas las partes salgan ganando. Gandhi decía una frase que no me canso de recordar "no hay caminos para la paz, la paz es el camino". Y por cierto, es bueno aplicar ese criterio incluso a nuestras opiniones (lo digo para que tengas cuidado en tus respuestas, que no me gustaría provocar batallas también en mi blog). Gracias por expresar tu opinión.

Princesa Tanizaki, una buena deducción la tuya, cuántas veces acallamos o dormimos nuestra conciencia, que es un sagrario interior donde Dios nos habla al corazón. Gracias por pasar por aquí y por seguir comentando.

Querido Álvaro Locx, me alegro de que pases por el blog y comentes. Llevas razón en que hay que tener siempre cuidado a la hora de acallar nuestra "parte mala", no podemos simplemente guardarla, reprimirla, encerrarla... porque realmente en algún momento puede salir a flote y hacernos mucho daño. Lo dice Jesús en el Evangelio, no podemos arrancar la cizaña que está sembrada entre el trigo... pero sí podemos intentar redimir ese lado. Ofrecer nuestra pobreza, nuestras debilidades y nuestros límites y saber que el fondo de nuestro corazón sigue siendo bueno. Eso creo que es, como dices, no renunciar a uno mismo.
Creo que llevas mucha razón y que el miedo está detrás de muchas de nuestras maldades, sin embargo creo que la bondad es valentía y entrega de uno mismo... y creo que realmente eso nos hace capaces de una felicidad mayor.
Me ha encantado tu comentario, Álvaro, veo que puedes aportar mucho, ¿eh? Muchas gracias.

Tomás, bienvenido y gracias por tu comentario. Yo no niego la existencia del bien ni del mal, ciertamente eso sería relativismo; pero creo que toda persona puede ser mirada desde distintos ángulos. Es curioso que sin reconocer más vida que esta mantengas esa postura sobre el mal y el bien... me hace pensar ¿cuál es el criterio para saber lo que es bueno o malo? Vaya... creo que eso da para más entradas... para muchas más. Muchas gracias por tu comentario. Todos los rollos que quieras serán bienvenidos. Espero que sigamos reflexionando juntos.

¡Gracias a todos!

JuanRa Diablo dijo...

Hola Lorenzo
Pasaba simplemente para agradecerte tu comentario en mi blog (Debo reconocer que me ha sorprendido eso de Un cura y he venido con curiosidad) y lo cierto es que he leído tus últimas entradas y he decidido, como tú, que pasaré por aquí más veces.
Mientras tanto recibe un saludo afectuoso.

Alexandro Magno dijo...

Don Lorenzo (como Don Bosco): Quisiera compartir un tema musical, un tango. Escrito por Enrique Santos Discépolo en 1935. Se llama Cambalache. Cambalache es un negocio de "compra y venta", se compra y vende de todo, es parecido a las casas de antiguedades, pero sin glamour ni pretenciones. Es como una casa de empeño pero menos mafiosa. Es ahí donde se puede "ver llorar la biblia frente a un calefón". -al margen: En mi blog hice referencia a un comediante reconocido de humor ácido, Jorge Guinsburg, que a uno de sus programas le llamó "La biblia y el calefón"- Este tango en mi opinión, es en la cultura argentina, la misma metáfora de Cristo en la cruz, "Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado". Corto aquí por lo denso, no porque no haya mas que decir. Sin más, la letra del tango:
(A propósito: hay mucho de jerga, por eso aclaro: afanar = robar; chorros = ladrones; aplazaos = reprobados en examen; gil=gilipoias? tonto; horno=infierno; cura=sacerdote) El resto se los dejo a ustedes. Aconsejo buscarlo en el youtube para escucharlo.

CAMBALACHE
1935

Letra y Música: Enrique Santos Discépolo.

Que el mundo fue y será una porquería,
ya lo sé;
en el quinientos seis
y en el dos mil también;
que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublés,
pero que el siglo veinte es un despliegue
de maldá insolente
ya no hay quién lo niegue;
vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro,
generoso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón;
los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón.

Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón;
cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón.
Mezclaos con Stravisky,
van Don Bosco y la Mignon,
don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia contra un calefón.

Siglo veinte, cambalache
problemático y febril;
el que no llora, no mama,
y el que no afana es un gil.
Dale no más, dale que va,
que allá en el horno nos vamo a encontrar.
No pienses más, echate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao.
Que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey
que el que vive de los otros,
que el que mata o el que cura
o está fuera de la ley.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=FPVa41EwqTM

Tomás dijo...

No he dicho que usted niegue la existencia del bien y del mal, Creo haber comprendido su post, y me queda claro que no cree en el relativismo, con mi comentario solo he pretendido afianzar esa idea,
Sin embargo Don Lorenzo, no soy un estudioso de las escrituras, pero creo que en ellas queda latente que existe el bien y el mal, aaaah disculpeme, creo que en mi cometario anterior al poner yo (que no lo creo) han entendido que me referia que no creo que haya otra vida, de ahi su respuesta..."Es curioso que sin reconocer más vida que esta mantengas esa postura sobre el mal y el bien..."

Pues claro que reconozco y creo que hay otra vida tras ésta.

Plantea una buena pregunta ¿que es bueno o malo? ¿como reconocerlo? Pues sinceramente, no lo se. Pero quitarle el dinero a alguien está mal,y maltratar a un ser vivo también, ¿eso incluye a las plantas? No lo se.

Creo que nacemos con ideas innatas para distinguir que está bien y que está mal, ahora bien, la conciencia es la que marca la diferencia entre unos y otros. ¿Y tu conciencia pajarito? ES lo que me decía y me dice mi madre cuando le planteo algunas cosillas.

Un saludo, y encantado de conocerle, nos veremos por aqui más a menudo, y si se acuerda y puede, acuérdese de mi y en especial de mi familia en la misa de mañana,si no es mucho pedir..
de nuevo gracias

Matritensis dijo...

Pues vuelvo a estar en contra ¿quién dice que estamos hechos para el bien? Desde el plano religioso puede que sea así, pero desde el punto de vista de la biología en absoluto.
Podemos ser sociables porque nos trae cuenta como especie, pero eso no nos hace seres predestinados a ser bondadosos.
Es un tema muy interesante y la pena es que a golpe de comentario no se puede disfrutar bien de la discusión.

Un abrazote

Tomás dijo...

¿QUIEN DICE QUE ESTEMOS HECHO PARA EL BIEN?¿COMO QUE DESDE EL PLANO RELIGIOSO SI???Y DESDE EL HUMANO ¿NO? Y LAS LEYES JUDICIALES PARA QUE SON???Y LAS CONDENAS Y SANCIONES??

LA BONDAD NO TIENE NADA QUE VER CON HACER EL BIEN,

pERSONALMENTE CREO QUE NADA TIENE QUE VER EL HACER EL BIEN CON LA RELIGONES, TIENE QUE VER CON NUESTRA CONCIENCIA, QUE NI SE VE NI SE TOCA, PERO SE SIENTE, O SEA, COMO DIOS

SALUDOS

Un cura dijo...

Bienvenido JuanRa. Me alegro de que te haya gustado el blog y de que hayas decidido seguir pasando. Muchas gracias.

Hola Alexandro Magno (gracias por el tratamiento, el "don" de los curas italianos –como el de don Bosco- me trae muy buenos recuerdos). Gracias por compartir ese precioso tango. Si alguien quiere escucharlo, puede encontrarlo en http://www.youtube.com/watch?v=Px4omYQFgGY

Gracias, Anónimo por ese interesante reportaje. Es curioso qué importancia pueden llegar a tener los medios en nuestra cultura. Hace un tiempo alguien dijo: "las guerras del siglo XXI se librarán el televisión"... y yo pensé "¡Ojalá!"

Matritensis. Me alegro de que sigas discrepando. Lo de que estamos hechos para el bien es una convicción profunda. Tal vez, ciertamente religiosa, pero incluso desde el punto de vista de la biología sería difícil afirmar lo contrario. Biológicamente, como especie, somos capaces de hacer una elección ética –aunque sea, somos capaces de elegir el mal, el propio o el del prójimo- y esa es una de las características que nos diferencian de las demás especies. Es verdad que no es fácil debatir por aquí... pero es interesante compartir opiniones. Gracias siempre.

Querido Tomás, gracias por las aclaraciones. Posiblemente no había entendido bien lo que me decía. Ciertamente, el bien y el mal existen... coexisten de hecho en nuestro mundo y en cada persona. Me alegro que comprendas bien esa "conciencia pajarito" como dices... ese sagrario de la voluntad de Dios, como decía en otra respuesta. Forma y escucha siempre esa conciencia. Cuenta con mis oraciones.
Creo que el debate que abres, es interesantísimo... no sé si las leyes judiciales, las condenas y sanciones nos hablan más de nuestra capacidad para el bien o para el mal. Ten en cuenta que la conciencia como idea es profundamente religiosa. El debate está ahí (lleva mucho tiempo)... ¿qué tiene que ver la conducta moral con la fe? Como para responderla en pocas frases.

Gracias a todos.

Tomás dijo...

Buenas D.Lorenzo

Las condenas, sanciones y leyes nos recuerdan que somos débiles, y que nos resulta bastante fácil hacer el mal, ya que existe en nosotros una disposición a desobedecer normas, tanto humanas como naturales, y no le digo nada si son normas religiosas. Siempre ha sido más fácil bajar escaleras que subirlas.

Creo que el ser humano es malo, porque es egoista desde el momento que es concebido, en mayor o menor grado,según la persona, y la moral esculpida año tras año en un colegio público o religioso y en casa por los padres, se puede (es preferible) apoyar o afianzar con una religión. Pero si no se apoya,la moral por si sola, no es nada, es un libro que explica el correcto comportamiento de un ser humano y sus correspondientes castigos sino lo cumple, es decir, la moral es miedo. Me refiero a la moral por si sola, sin apoyarse en una religión,lo que hay que hacer es intentar inculcar a los jovenes, y porque no, a los mayores también, inquietudes, malestar, reveldía e indignación, en una palabra CONCIENCIA ante la gran mentira e hipocresía de este mundo, basando la felicidad en un consumismo descontrolado y falto de valores. Valores por otro lado, que están eliminando al suprimir y ahogar a la religión.

Despertar estas inquitudes con el objeto de que comprendan que se puede mejorar el mundo, que debemos ayudar al prójimo, que debemos preocuparnos los unos de los otros, que debemos soltarnos de las cosas materiales, y que aprendan que ser honrado, sincero no es cuestión de un día y de un momento concreto, sino algo que hay que cumplir día a día. Que un si hoy es un si mañana.¿Qué como se consigue esto? Trabajos sociales, visitas de enfermos, ayudas en residencia de ansianos, voluntario en ONG y un largo etc, todo esto son valores y que la sociedad desprecia hoy, pero es una fuente de conociemiento y de experiencia bestiales, (y si en estas actividades, ponemos a Dios,) entonces estaremos creando, moldeando a nuestros jovenes con un pasta tan sólida y resistente a las adversidades semejante a una armadura.

Y después de este peñazco que acabo de soltar, y que no se si tiene algo que ver con el tema, pero me ha salido de alma, me retiro.

Muchas gracias por su tiempo, y por recordarme que la conciencia es el Sagrario de Dios,, me ha gustado eso

Un saludo