Subscribe:

Blogroll

martes, 10 de marzo de 2009

De buenos y malos IV (esta vez un libro)

Sigo reflexionando sobre buenos y malos... incluso en algunos comentarios se ha prolongado la discusión sobre el tema, y me parece importante seguir dándole vueltas. Quiero hacerlo hoy compartiendo la intuición que sembró en mí un libro que me conquistó hace muchos años.
Los miserables es una novela monumental (en todos los sentidos), publicada en 1862. Víctor Hugo se empeñó, según sus palabras, en «escribir el poema de la conciencia humana, aunque no fuera mas que la de un solo hombre, seria como confundir todas las epopeyas en una epopeya superior y definitiva». Es una historia de buenos y malos, ciertamente, pero precisamente en esa historia queda claro, que no siempre los buenos son buenos, ni los malos son malos.
Sobre ella se han hecho películas, musicales, y en ella se han inspirados decenas de escritores para obras posteriores.

Los «miserables» son los maltratados por la justicia, los que sufren presidio, persecución, extorsión, o son mordidos a dentelladas por la pobreza. A veces pueden quedarse encerrados en esa espiral de oscuridad, de maldad, pero también tienen la oportunidad de redimirse en el bien.
Jean Valjean, es un presidiario que encuentra asilo en casa del obispo Myriel, que ve en Dios misericordia y en el pecado posibilidad de redención y que con su acogida, perdón y cariño consigue convertirle en una persona honrada. "Jean Valjean, hermano mío, -le dice- vos no pertene­céis al mal, sino al bien. Yo compro vuestra alma; yo la libro de las negras ideas y del espíritu de perdición, y la consagro a Dios".
Valjean cambia su vida, su historia y se convierte en un modelo para la sociedad, perdona, ayuda, se preocupa, bondadoso, valiente, generoso y leal dentro de su personalidad independiente, un auténtico héroe cristiano.. Pero la sociedad no le perdona su pasado. Se ve obligado a cambiar varias veces de nombre, es apresado, se fuga y reaparece de nuevo, luchando contra la miseria y la injusticia.
Frente a él Javert es un símbolo del orden social, pero a veces inhumano. Representa con honradez al bien y a la justicia. Sin embargo es repugnante, no tanto porque sea virtuoso o incorruptible, como porque es la justicia ciega, que toma la ley al pie de la letra.
Hace años que leí esta obra gigantesca y volver a recorrer sus páginas cuando escribo esta entrada renueva en mí los mismos sentimientos de entonces... pero no voy a explicar nada más, el que quiera, que la lea.

Seguro que muchos podréis reflexionar conmigo sobre todos los aspectos que aparecen en esta obra... la sociedad y la ley frente la conciencia; el error frente a la rectificación; la historia frente a la voluntad; la honradez frente a la vergüenza; el amor frente a la deshumanización; el perdón frente al ajusticiamiento... la justicia frente a la justicia.

11 cosas que me dicen:

MARIETA dijo...

Te puedes creer, pater, que con los más de 1.400 libros que tengo en casa y lo devoralibros que fui siempre y es "Los Miserable" una asignatura pendiente?? Creo que es algo a lo que tengo que darle solución, ahora que me lo has recordado. Por cierto, gracias por el comentario de ayer. Necesitaba de un apoyo eclesiástico así, público y notorio... Estoy indignadísima con ese tema y lo pero, es que no podemos hacer nada y va a salir esa ley. Saludos, pater.

Matritensis dijo...

El que ejecuta la Ley no es ni bueno ni malo, es un mandaoo, lo bueno o malo está en quines hacen las leyes.
Saludos

plistarco dijo...

Lo admito, de religión soy nulo, pero no te pueden excomulgar por tenre un blog? jajajaj Por cierto, me quedé con la duda. ¿Qué puedo tener en común con un cura? A ver si ahora voy a ser monaguillo o algo... Y yo sin enterame hjajajajaja un saludete, tralaralarete
pd, intenté leerme "Los miserables" y no pasé de la página catorce. Va a ser que soy más de Daniel Steell jeeeeee xd (una coña)=) )

plistarco dijo...

Por cierto, ¿cómo se hace para poner lo del "copirai"? Es que llevo tiempo queriendo ponerlo y no sé...

KINY dijo...

Vi una representación que podría calificar de medio amateur de esta increible obra, auqnue esta vez no puedo opinar mucho porque al igual que Marieta es una de mis asignaturas pendiente, me quedo con el final de tú entrada me gusto mucho....

David Samayoa dijo...

Será posible que algún día podamos tener paciencia unos con otros, y que no queramos lo que tiene el prójimo, o finalmente vivamos todos en paz, o serán buenos todos y nadie tenga que arrepentirse de algo malo??

Pues la respuesta es NO. Yo no creo que esto pueda ser posible, lo unico que nos queda es ser paciente como Buda, valiente como Krishna, convincente como Mahoma y astuto como Jesus.

Gloria dijo...

Padre hace años leí este libro, y espara releerlo de nuevo, me impactó mucho, me acuerdo que me daba mucha pena.(Sufro con los libros) Excelente libro.
Por cierto si alguien no ha leído "El niño del piyama de rayas" de John Boyne, es un libro PRECIOSO, hay una película pero sólo he leído el libro. Perdona Padre pero cuando leo un libro que me gusta no resisto a recomendarlo. Cariños, Gloria

UNA HALLIWELL dijo...

Al leer que los buenos no son siempre buenos, me recordé de una experiencia que tuve hace unos meses; que realmente me dejó con muy mal sabor de boca, donde descubrí que así mismo como lo dice Arjona "No es bueno el que te ayuda sino el que no jode...acuerdese!".

Ivan Alejandro Samayoa Solis dijo...

Justamente esta obra tiene relación con el pasado, el cual me atormentaba. Las relaciones humanas son asuntos delicados, ya sea para el bien o para el mal, pero esa eterna lucha hace que estemos en un constante ir e venir por los senderos de esta hermosa aventura llamada vida.

Jim dijo...

El Bien y el Mal. . .lo correcto y lo incorrecto. . .Muchas veces he meditado sobre estas dos palabras o conceptos. La verdad es que es difícil definir lo que está bien de lo que está mal, ya que cada persona puede tener una visión distinta de lo que es bueno o malo. Aunque yo: tengo la solución a tal dilema!!!!(jajaja)

Cuando dudamos sobre si un acto es correcto o no (Bueno o Malo), únicamente tenemos que ponernos en “la piel del otro”, es decir; utilizar la Empatía. . . ¿Cómo nos sentiríamos si nos hicieran lo que pensamos hacer?. . .Si la respuesta es Mal: no debemos hacerlo. Así de simple.

Dicho esto (he intentando no enrollarme tanto en mis opiniones) diré que:

• Yo pienso como usted, pero con matices. “una persona puede hacer el mal y después cambiarse al bien”:correcto(y ojala).Pero mi matiz es: “Depende del delito que haya cometido. Si ha matado a alguien, ese es un delito(y pecado) que no se puede redimir jamás.”

• Sobre Jean Valjean, desconozco el delito que cometió (ya que no me he leído el libro, y de la película ni me acuerdo), pero fuera cual fuese, no deja de ser un delito, por lo tanto dudo mucho que se le pueda considerar un “modelo para la sociedad”; ya que cualquier persona que no haya cometido ningún delito, será mejor modelo para la sociedad que alguien que lo haya cometido.

• Por último(y esta vez sin matices) la justicia es ciega: cieguísima!. Sin ir mas lejos(joder como me enrollo) el otro día escucho por la radio que un británico lleva 27 años en la cárcel por el asesinato de una mujer. . .pero lo sorprendente(inimaginable, injusto, inexplicable,etc,etc. .) es que tras unas pruebas de ADN se ha demostrado que el no fue quien la mato. O sea: lleva desde los 30 años en la cárcel por un delito que no había cometido, y ha día de hoy (y con 57 años) le dicen: “Mmmm, lo sentimos mucho. . nos hemos equivocado. Es usted libre.”. Increíble!

Un afectuoso saludo.
Jim

Un cura dijo...

Perdonad, que no os haya respondido antes.

Marieta, muchos no han devorado todavía ese libro. No te lo pierdas. Gracias.

Matritensis, no creo que esa ejecución ciega de la ley sea siempre tan inicua... aunque estoy de acuerdo en que el problema está a menudo en la ley más que en su aplicación. Gracias.

Plistarco, desde luego, llevas razón, de religión nulo (jajajaja). Tener un blog no tiene nada de malo, ni de pecado ni nada parecido, así que no te preocupes. Bienvenido al blog. Ya te respondo a las preguntas con calma.

Kiny, es una obra increíble. Me alegro de que te haya gustado la entrada. Gracias y un saludo.

David Samayoa, será posible, seguro. Mi respuesta es distinta, ya ves... yo creo en el Reino de Dios que Jesús vino a traernos, aunque tu valoración de esos líderes me parece muy acertada. Gracias y un abrazo.

Gloria, veo que muchos lo hemos sufrido y disfrutado. Yo lloré con este libro excelente. "El niño del piyama de rayas" es otro gran libro y también da que pensar. Gracias.

Una Halliwell, curiosa frase... tengo que pensarlo ("No es bueno el que te ayuda sino el que no jode"). Ya te diré. Gracias.

Ivan Alejandro Samayoa Solís, bienvenido a mi blog, llevas razón en que la lucha eterna en las relaciones humanas nos marca y nos guía. A disfrutar la vida. Gracias y un saludo.

Jim, curiosa reflexión la tuya. La empatía es una buena técnica, aunque tampoco es fácil. Muchas gracias por tus opiniones y por tus matices con respecto a las mías.
Yo creo, fijate que, hasta el que ha matado puede un día ser redimido (sobre la redención escribiré en esta serie más adelante con un ejemplo que me encanta y seguro que sorprenderá).
El delito de Valjean fue robar un poco de pan para dar de comer a sus hermanos y después cambiar su identidad para pasar desapercibido y construirse una nueva vida sirviendo a la sociedad. ¿No crees que las personas pueden merecer otra oportunidad?
Con respecto a lo de la justicia... en el sentido de la imparcialidad, debe ser ciega, sin duda, pero a veces podría levantarse un poco la venda. Gracias por tu aportación. Un saludo.

Gracias a todos.