Subscribe:

Blogroll

martes, 31 de marzo de 2009

Haciendo memoria (II de 3)

Hay quien se empeña en decir que la Iglesia tiene que adaptarse a los tiempos y a la sociedad. Es algo que escucho muy habitualmente, entonces me gusta recordar que durante algunos siglos, lo hizo.
Durante la Edad Media, la Iglesia se adaptó tanto con la sociedad en la que vivía que se apartó del Evangelio. Evidentemente hay un episodio especialmente oscuro en la historia de la Iglesia, es la Inquisición. No voy a silenciarlo. Es cierto que en torno a la Inquisición hay también mucha leyenda negra, pero no es cuestión de justificar nada. Ante una página tan oscura de nuestra historia sólo nos queda pedir perdón (con lo que significa para un cristiano pedir perdón –examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de enmienda…– . Sólo puedo traer la oración del papa Juan Pablo II, que oraba:

«Señor, Dios de todos los hombres, en algunas épocas de la historia los cristianos a veces han transigido con métodos de intolerancia y no han seguido el gran mandamiento del amor, desfigurando así el rostro de la Iglesia, tu Esposa. Ten misericordia de tus hijos pecadores y acepta nuestro propósito de buscar y promover la verdad en la dulzura de la caridad, conscientes de que la verdad sólo se impone con la fuerza de la verdad misma. Por Cristo nuestro Señor».

Sin embargo, al mismo tiempo que ese triste episodio sucedía, la Iglesia se mantenía firme en su lucha por la dignidad y la vida humana, aunque lo hiciese a través de sus obras. Recordemos por ejemplo la creación y el desarrollo de algo tan esencial hoy en día como son los hospitales (fruto del trabajo de la Iglesia en su preocupación por los enfermos y especialmente los más pobres). Igual se puede decir de las hospederías y los asilos. Cuántos son los ejemplos de grandes hombres de la Iglesia en medio de tanta corrupción desviviéndose por los demás.
Lo mismo ocurrirá cuando en el siglo XIX se empeñe en la universalización de la alfabetización y la cultura, creando y extendiendo la enseñanza a todas las clases sociales...

La Iglesia se tomó a pecho, y defendió arduamente -también en contra de la sociedad de entonces- los derechos de todos los hombres. Se puede ver, por ejemplo, el servicio que prestó a los pueblos americanos el sistema de las reducciones de los jesuítas, que acabaron siendo expulsados por el interés de los gobiernos a quienes no convenía el servicio que prestaban a aquellas gentes. Impresiona ya en el siglo XVI, la claridad de la doctrina eclesial en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas (sirvan como ejemplo los clarísimos alegatos de Fray Bartolomé de las Casas en América) y que permitieron leyes de libertad y tutela, primero de los indios y luego de los negros. ¡Qué distinta fue la conquista del Norte de América, sin la Iglesia Católica defendiendo a los pueblos indígenas y la liberación de los esclavos traídos de África!

Creo que es necesario recordar que se debe a la Iglesia el desarrollo de teorías como el derecho internacional (leanse los textos de Fray Francisco de Vitoria en ese mismo siglo XVI), que ahora parece presentarse como una posible solución a muchos problemas. En aquel siglo, la Orden de Predicadores ya defendía claramente la dignidad y los problemas morales de la condición humana como el eje en torno al que debía orientarse toda política.

Son ejemplos de una lucha continua, contra el mal en el mundo, y en nuestras propias filas. Pero la defensa de la dignidad humana siempre ha estado presente.

10 cosas que me dicen:

MARIETA dijo...

Yo, aunque no esté de acuerdo con alguno tems, enesto estoy de acuerdo. Siempre estuvieron al lado del pobre y del enfermo. Siempre hayexcepciones como todo en la vida, pero por lo general lo de dar de comer ahambriento etc se cumple, no??
Cuántas familias están hoy cenando y con la luz pagada gracias a Cáritas??
Eso por ejemplo.

Un cura dijo...

Gracias Marieta por tu comentario. Sin duda hoy en día se sigue acusando a la Iglesia de todo... pero como bien dices, los ayuntamientos siguen remitiendo a las Cáritas parroquiales y diocesanas, las familias que quedan desatendidas por sus "servicios sociales". Eso seguirá sin reconocerse, pero tampoco nos hace falta y espero que nuestro recompensa siga siendo hacer la voluntad de Dios. Gracias por tu comentario.

Marcos V Mazzotti dijo...

Es verdad, pero con todo, la Inquisición fue un avance, pues antes los linchaban. La inquisición proveyó de juicios.
Las cosas como son.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

En los colegios de monjas,durante el franquismo y sin duda desde siempre, incluidos los de Jerez, había dos puertas: una para las niñas ricas, otra para las niñas pobres. Incluso el uniforme era distinto. También a las pobres se las hacía servidoras(criadas) de las ricas. Educaban, si, pero de distinta manera.

Un cura dijo...

Marcos V Mazzotti, ciertamente, en Sevilla se pueden encontrar documentos de quienes pedían ser juzgados por la Inquisición y no por el Reino; era más fiable. Aún así, la Inquisición es un tristísimo episodio en nuestra historia del que no podemos estar más que avergonzados. Gracias por tu aportación.

P Vázquez, qué curioso, mi madre estudió en un colegio de monjas durante el franquismo y todas las niñas tenían el mismo uniforme y entraban por la misma puerta. Buen intento, pero es innegable reconocer lo que la Iglesia ha hecho por la educación... Juan Bautista de la Salle, Juan Bosco, Luisa de Marillac, Guillermo de Chaminade, José de Calasanz, Julio Chevalier, León Dehon, Joaquina Vedruna, Juana de Lestonnac me vienen ahora a la cabeza ¿eres capaz de nombrar otros fundadores de instituciones educativas anteriores al siglo XX? (Y la mayoría dedicada especialmente a los más pobres... basta mirar bien y dejar un poco de lado los prejuicios). Gracias.

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Mis niñas han estudiado en la Compañía de María, ya no ocurría en los noventa, pero he tenido y aún tengo, reuniones con padres y con antiguas alumnas que conocieron las dos puertas y los dos uniformes. Una vecina de mi madre estuvo, en las Esclavas y casi lo era.

Tomás dijo...

Efectivamente, como bien dice en su última frase, "basta mirar bien y dejar un poco de lado los prejuicios"

desgraciadamente la historia la cuenta cada uno como quiere.

Existe prejuicios hacia la iglesia, y aunque ésta lo hiciera todo perfecto la gente lo criticaría. La Iglesia hoy por hoy es la mayor "ong" de ayuda humanitaria, repartida por todos los paises, ciudades, poblados, y en vez de pensar bien de ella y agradecer lo que hace, la gente se cree lo que dicen los anticlericales, algo así como que están alli para comerle el coco a los pobres y asi tener más fieles y recoger más dinero...Simplemente increible

Esto no quita que dentro de toda lahistoria de la iglesia, miembros de ella hayan cometidos errores, delitos y demás,,,Pero para ser justo hace más bien que mal, esa es la realidad y no otra

Saludos

Un cura dijo...

P Vázquez, es fácil hablar y lanzar al aire tópicos fáciles y rumores (por cierto, curiosamente mi madre estudió en las Esclavas). De todos modos, veo que no has encontrado los nombres de fundadores de instituciones educativas. Yo puedo ofrecer muchos ¡Es curioso! ¿No te hace pensar?

Querido Tomás, forma parte del servicio de la Iglesia el que no sea reconocido. Lo importante es que seamos fieles al Evangelio de Jesucristo... y no vamos a correr una suerte distinta de la del Maestro.

Gracias a ambos.
Gracias por vuestros comentarios.

Marcos V Mazzotti dijo...

Gracias Padre, no conozco la realidad de Sevilla, pero en Latinoamérica, La inquisición fue un "caballito de batalla" de los antihispánicos y anticatólicos, sobre todo financiados por los ingleses.
se creo lo que se llama la "Leyenda Negra", que exageraba lo de la inquisición acusando a la Iglesia (y a la Corona, que estabanmuy mezclados), de quemar cientos de gentes.
Solo en el Perú, no llegaron ni a Cien, lo que no quita que gente vinculada a la masoneria como Ricardo Palma escribiera libros como "anales de la inqusición", que no pasa de ser propaganda anticatólica.
No se si haya estado mal o no, podríamos decir que matar uno solo estaría mal, pero hay que tener en cuenta, la inquisición era solo para españoles y criollos, los indígenas no fueron tocados. Hay que tener cuidado con juzgar cosas pasadas.
Si la pena de muerte es imperdonable (yo no estoy totalmente de acuerdo con ella porsiaca), Todos los países que la contemplan, serían ilegítimos (ahí nos banqueamos a Occidente y la Nación árabe).

Lo que digo es que los cristianos no debemos bajar la cabeza por episodios como la Inquisición, en estos tiempos es inadmisible, pero hay que pensar en que siglo estaban.

De lo que si hay que avergonzarse es del Pecado, y ese si no tiene tiempo. Esta por todos lados, como un cancer..

Oraciones

Un cura dijo...

Gracias por tu comentario V Manzotti. Ciertamente hay mucha "leyenda negra" en cuanto a esa triste página de la historia de la Iglesia.
Aún así, tenemos que seguir pidiendo perdón.
Gracias por tus informaciones y comentarios.