Subscribe:

Blogroll

jueves, 23 de abril de 2009

Crecer

Han pasado muchos años desde aquel tiempo en que aprendí a jugar a Dios; a crear y a rodearme de un mundo de sueños que podían hacerse realidad fácilmente, porque bastaba creerlos... Tenía mis mejores amigos hechos de papel, eran perfectos casi porque los había creado yo, pero siempre tenían su pequeño defecto. También los fabricantes de alfombras en Persia incluían fallos de tintura para dar vivacidad y reflejos a los tejidos, rompiendo su monotonía. También en sus antiguos mosaicos, los judíos colocan teselas al revés, porque sólo el Altísimo puede ser perfecto. Y aún más, a mí, como a Dios, me gustaba hacer libres a mis personajes; me gustaba darles la libertad de vivir como quisieran, aunque siempre... de mi puño y letra. Siempre fue un consuelo jugar a Dios (así lo llamo desde hace mucho). Ahora, el papel en blanco me desafía, soy incapaz de dibujar en él las palabras que describen mis sentimientos más hondos. Siempre quise ser capaz de expresar lo que siento, siempre lo he hecho, pero siempre me doy de bruces con mi incapacidad... miro y descubro mil pensamientos, mil sentimientos, mil intuiciones que podría disfrazar con miles de frases bonitas... y me dedico a hacerlo. Pero siempre me sabe a poco. Creo que todo se me escapó de las manos cuando intenté disfrazar la vida de cuento. Sí, fue aquel día cuando la tinta azul de mi bolígrafo no bastó para dominar la realidad. Sucedió cuando en vez de crear a mis personajes, empecé a descubrirlos junto a mí, sin que yo los hubiese llamado. Aparecieron solos y me enseñaron que no era yo quien manejaba el bolígrafo, ni podía encerrarlos en el papel. Algo se me rebeló. No podía encerrar en mi papel a los que estaban ya vivos. Hice entonces el mayor descubrimiento que un ser humano hace a lo largo de su vida; me di cuenta de que no era Dios y de que sólo era capaz de jugar a serlo... Entonces pensé que me faltaba mucho para ser capaz de escribir mi propia vida... Y en ello sigo.

(En el día del libro y fiesta de San Jorge, patrón de los scouts)

18 cosas que me dicen:

E-migrad@ dijo...

Excelente texto, me gustó mucho.

Qué bueno es descubrir que no somos Dios, nos humaniza y nos dá la posibilidad de intentar ser lo que queramos.

Prefiero el libre alberdría de construirse y reconstruirse día a día a cumplir un rol preestablecido. Puede entrañar más riesgos, sí, pero decididamente es mejor que una única certeza.

Feliz Día del Libro y de Sant Jordi para vos también,

Saludos, E-migrad@

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Bienaventurado tú, que te iste cuenta de que no eras dios... hay muchos, religosos sobre todo... que aún se lo creen... y ejercen.

Alex dijo...

La cuestión no es si somos o no somos Dios, Alá, Marte o Júpiter. La cuestión es que como hombres que somos, tenemos también cierta capacidad de creación (no aspiro a crear el mundo, tranquilo).

Esa creatividad es innata en nosotros, ya sea por designación divina o por simple evolución. Ese es otro debate interesante, pero no es por dónde quiero ir.

La cuestión es que esa creatividad nos puede hacer sentir dueños y señores del mundo que imaginamos, que soñamos o que escribimos. Sin embargo, es prácticamente imposible separar las historias y los personajes que podamos idear, de las influencias que puedan ejercer sobre nosotros las personas e historias reales que nos rodean. Creo que eso es la inspiración. Una inspiración que a veces consciente, otras veces inconscientemente, nos llevan a trazar nuestras propias realidades soñadas, nuestras propias historias imaginadas y en unos pocos casos, a darles forma de cuento, novela, o simplemente de entrada en un blog.

Lo curioso de la inspiración, es que su falta, puede convertirse a la vez, en una nueva inspiración.

Y...después de esta disertación...

Ojalá seas capaz de liberar esos sentimientos de los que hablas, de dejar volar tu imaginación, más allá de los miedos, tabúes o falsas verdades que no te dejen ser libre. Tal vez hayas descubierto tus limitaciones al darte cuenta de que no eras Dios. Quizás ahora debas descubrir tus posibilidades como hombre, como persona y como mente imaginativa y así puedas deleitarnos con grandes y maravillosas historias (como la del niño que donó sangre a su hermana).

Un abrazo y espero seguir leyéndote a menudo.

isis de la noche dijo...

A veces uno siente que es tan solo un instrumento. Las ideas fluyen y se convierten en las palabras precisas; fluyen desde un lugar que no sabemos distinguir ni definir. Entonces uno entra en un estado de comunión con ese lugar y simplemente se deja usar como instrumento. Cuando lee lo que ha escrito, se reconoce un poco a sí mismo, pero también siente que no es uno el que lo ha escrito. Una sensación paradójica que nos da cuenta de dos cosas: 1) a veces uno escribe desde uno mismo y lo que ha escrito es una creación -que puede ser bien hecha- nacida de su mente o de sus emociones. 2) Otras veces, las de verdadera 'inspiración', uno se convierte en una antena que capta las ideas y en una caña hueca a través de la cual algo se manifiesta.

No somos Dios... pero al crear, ejercemos el don divino que nos ha concedido: podemos ser cosmocratores y entender que Dios está dentro de nosotros. Y, en ese sentido, no hay otra forma de vivirlo más que ser, lo que realmente somos...

Un abrazo

Inmates dijo...

Caballero reciba un cordial saludo, he leido su comentario en mi bitacora y le agradezco mucho.

Yo tambien disfruto de la lectura de su blog

Hubo algo interesante y es la citacion del patrono Scout.

Estos movimientos son importantes en los niños, creo yo que se trata de una mision mas que de un simple ejercicio campestre.

Un saludo y continuamos leyendolo.

Benjamín Guerrero dijo...

Excelente post.

Isabel Romana dijo...

Una interesante experiencia la tuya frente a la escritura. Yo, por mi parte, nunca me he sentido como un dios a la hora intentar crear personajes o retratar mejor o peor (¡sobre todo, peor!) aquellos que estaban junto a mí. Creo, por el contrario, haberme sentido más humana, en tanto que a través de la escritura tratamos de comprender y de comprendernos... Saludos cordiales.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Voy de pisada en pisada, tratando de encontrarme, mientras me encuentro con los otros,y ellos me encuentran y somos. UN saludo estrecho

Arcana Mundi dijo...

Estimado Ministri Dei:
Puesto que a ambos nos mueve el amor a la cultura, (he visto en su perfil que una de sus aficiones es la literatura) deseo invitarla a leer el último artículo: “María Jesús Almendro Sánchez; una escritora en ciernes”, que he colgado en mi blog. En el comento de forma breve y concisa lo difícil que es para un escritor novel abrirse camino en el mundo de la cultura nacional española.
¿Qué implica escribir?
¿Existen precios inaceptables, peajes infames a la hora de acceder el escritor, aún desconocido al escenario del reconocimiento y rechazo públicos?
Espero que mis letras sean de su agrado.
A eso hemos de sumar su hostilidad a todo lo que rezume espiritualidad... pero no esa de la fácil, (New Age) si no la que consideran peligrosa, la tradicional.
Un fuerte abrazo desde tierras canarias.

Christian dijo...

BIENVENIDAS LAS PALABRAS QUE DEJAS EN MI BLOG , AYUDAN A CRECER Y APRENDER Y COMPARTIR.
TE DEJO UN GRAN ABRAZO.
CHRISSSSSS

Yuria dijo...

Pues yo creo que eres un cura escritor.
Felicidades por el bonito relato.

El lobo estepario dijo...

Magníficas palabras.
Lo importante es el viaje, una aventura a lo deconocido, mil y una sorpresas que descubrir, escribiendo la vida a cada paso y nunca mirando hacia atrás.

Un abrazo.

María dijo...

HOLA CURA! De casualidad entre en su blog por lo que estoy viendo me esta gustando. Quizas algun dia recibas noticias mias.

Su entrada me ha sugerido mucho, he recordado una infancia solitaria y llena de imaginación, sueños que nacian cada dos minutos y estan muriendo continuamente. Hoy con 20 años, siento que he perdido mucho mas de lo que estoy ganando y es una pena... sentir y pensar así.

¿Porque no nos enseñarian de pequeños cuentos reales?, que nos hicieras ver las cosas del color trasparente como es el de la realidad...

Hasta otra.
Un beso.

Lille Skvat dijo...

Hola:

He creado uno nuevo blog para que tú y todos tus seguidores os podáis explicar y debatir temas de religión que nos interesan a todos. Está en http://discutiendosobrecristianismo.blogspot.com/ y he puesto un enlace a tu blog.

Quedáis todos invitados.

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com

David Samayoa dijo...

Eso me recuerda que aqui en Guatemala hay un pueblo donde hacen jarroncitos, y el alfarero hace 6 jarritos perfectos, y el 7mo no lo hace bien a proposito, porque solo Dios puede ser perfecto...

Es en realidad una condicion que nos da vergüenza?, si somos hechos por el, que tan perfectos somos? jajaja...

Yo aun saboreo ser un Dios en juegos de video como StarCraft, Empire Earth, Age of Empires, Age of Mithology, en fin... hay que saber que siente el no? jajaja

Saludos...

manly dijo...

Fijate, yo pienso que las vidas se escriben solas.
Un saludo.

Un cura dijo...

E-migrad@, gracias. Me alegro de que te haya gustado la entrada. Es bonito ver lo que inspira a cada uno. Gracias.

P Vázquez, no sólo los religiosos se creen dios, es más... eso no es otra cosa sino la tentación que el enemigo pone en los corazones de todos los seres humanos: "seréis como dioses" (estemos todos atentos). Gracias.

Alex, gracias por tu visita. Estoy de acuerdo con lo que dices, somos colaboradores de la creación , y tenemos la capacidad de hacerla mejor o de estropearla con todas nuestras obras. Eso sí, como bien dices, no somos dueños, sino administradores. Espero que todos sepamos hacer que los talentos que se han puesto en nuestras manos den el fruto que el señor de todo espera.
No por eso las limitaciones tienen que detenernos. Precisamente las imperfecciones, las pequeñeces son las oportunidades de crecer como hombre, como persona y creadores.
Bienvenido a mi blog, me alegrará seguir viéndote por aquí, y gracias.

Isis de la noche, curiosa definición de la inspiración. Yo creo que tenemos tanto de autores como de instrumentos, pero creo que en parte llevas mucha razón. Como bien dices, somos capaces de crear con Dios, porque al fin y al cabo, estamos hechos a su imagen. Gracias por tu precioso comentario.
Inmates, sea bienvenido a mi blog. Me alegro de que le haya gustado. Un saludo y gracias por su visita.

Gracias, Benjamín, por tu visita desde mi vecina Guadalcacín. Siempre bienvenido.

Isabel Romana, gracias por tu comentario. Como buena romana, podrás recordar bien cómo muchos de los grandes poetas del Imperio (y antes de la República) se sentían colaboradores de los dioses con sus versos, y alguna que otra aventura que les trajo tal atribución. Un saludo y gracias.

Carlos Augusto Pereyra, buen comentario, sé bienvenido y me alegro de que en tantos encuentros, paso a paso, todos seamos. Un saludo y gracias.

Arcana Mundi, leeré su artículo, porque realmente me parece que son aportaciones interesantes. Un saludo a las Islas afortunadas y gracias.

Christian, igualmente te digo, sabes que siempre eres bienvenido. Un saludo.

Yuria , gracias por el piropo, me alegro de que te haya gustado.

Lobo estepario, creo que das en el clavo. A veces lo más importante es el camino, el viaje y la aventura. Muchas gracias.

Gracias María, por su visita. Me alegro de que le guste mi blog y me encantaría recibir sus noticias. Gracias por compartir sus recuerdos y sueños con nosotros.

Lille Skvat, gracias por compartir y por enlazarme.
David Samayoa, buen ejemplo, es bella la imperfección. Por cierto yo me tengo autoprohibido esos juegos (que me engancho). Un saludo y gracias.
Manly, curioso comentario, posiblemente daría para otro post y muchas, muchas discusiones. Gracias por compartir en mi blog.

Gracias a todos.

María Jesús Almendro (Ladymacbeth) dijo...

Me gusta la forma en que te expresas, pasaré de nuevo a visitarte.

Un beso!