Subscribe:

Blogroll

lunes, 8 de junio de 2009

De buenos y malos VI (o de rojos y fachas)

Encontré esta foto que me puso los vellos de punta... y ahora lo explico.



Mi familia era oriunda de Alicante, de allí vino hasta el Sur mi bisabuelo, con un grupo de jóvenes (entre ellos mis abuelos), para montar una pequeña fábrica de helados y turrones... Aquí les cogió la guerra, aquí los alistaron y desde aquí se los llevaron los nacionales hacia el norte (a mi abuelo no le preguntaron ni por sus pensamientos políticos, ni si tenía otra cosa que hacer). Allá se fueron todos... a la guerra.
Entre ellos iba Pepe "el zurdo", uno de los amigos de mi abuelo de siempre, trabajador con él en la pequeña fábrica, que había venido con él desde Alicante y con él se fue a la guerra. Es él quien cuando yo era un niño me contaba estas historias (mi abuelo nunca quería hablar de la guerra, por más que yo le preguntase, y nunca supe siquiera porqué).
Pasado un año en la guerra, –él me decía dónde ocurrió y todo, pero los niños no recordamos esos datos–, soñaba con volver a casa en Jerez o llegar a casa en Alicante... pero sólo podían seguir avanzando, aguantando fríos, sustos y hambre, y lo peor, tirando tiros contra el enemigo. Ahora se tiñe todo de ideología, de creencias, de principios... a mí me contó uno que combatió que Pepe y mi abuelo, y todos los muchachos "subían" alistados a la fuerza en un ejército en el que tenían que combatir contra un ejército en el que otros muchachos como ellos "bajaban" alistados a la fuerza.
El caso es que en una de las batallas entraron en un pueblo, se protegían en trincheras improvisadas, casas y paredes, disparaban un poco a lo loco hasta que una de las veces que levantó la mirada, Pepe se encontró con su hermano frente a él, estaba en la trinchera de en frente, en el ejército de en frente. De repente el "enemigo" no era desconocido del todo, no era ni siquiera enemigo. De repente el "enemigo" era su hermano, y ya no podía dispararle más.
Pepe no volvió a disparar contra las trincheras del "enemigo"... contaba que pasó el resto de la guerra disparando tiros al aire...
No entro en qué ejército era el bueno, ni cuál era el malo, ni cuál debió ganar, o qué ideales habría que defender. No entro en políticas de entonces ni en las de ahora, pero entre tanta "memoria histórica", este es un recuerdo que no deberíamos olvidar.
A mí, cuando era niño, me impresionaba que Pepe me contase aquella historia, y lo serio que se ponía cuando me contaba que se había encontrado a su "germà"... y que no había vuelto a disparar de frente.

Encontré esta foto que me puso los vellos de punta... porque se ve que la historia de Pepe no era única... son dos hermanos, cada uno con un uniforme que se reencuentran en Barcelona.
Sigamos pensando juntos.

14 cosas que me dicen:

Matritensis dijo...

Un post muy didáctico, algo que todos sabemos porque todos hemos escuchado esa misma historia en diferentes puntos de España, con los mismos personajes pero diferentes nombres, lamentablemente algunos se empeñan en volver a las andadas.
Gracias por recordarlo.

Un abrao

Miguel Ángel dijo...

Así fue la guerra incivil, un enfrentamiento entre hermanos, incluso de sangre…

Graciela dijo...

Es muy triste Lorenzo, aún hoy se producen enfrentamientos entre hermanos, no de la misma sangre quizás, pero hermanos de la vida.
Mis abuelos y tíos también estuvieron en la guerra, no hablan mucho sobre el tema, estaban llenos de alegría con su vida en mi país, eran personas llenas de vitalidad y felicidad...será que no nos quisieron contar para no ponernos tristes???
Ya estamos mayores como sociedades, podríamos dejar de lado los fanatismos que tanto daño hacen...abrazos!!!

L'home tranquil dijo...

Hola Acabo de entrar por primera vez y veo este escrito, que me lleva al recuerdo de una historia similar de mi abuelo y otro de sus hermanos. Gracias.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Mi abuelo tampoco hablaba de la guerra. Él sólo nos recomendaba que nunca hablásemos de política, porque vio cómo a amigos suyos, de su misma calle, sus vecinos, se los llevaban a fusilar en su pueblo, sólo por hablar de política.

A veces creo que ahora estamos reproduciendo eso mismo, en otros campos de batalla...

Jesús dijo...

Efectivamente, los políticos se montaron aquella guerra si preguntar la opinión de nadie.

David Samayoa dijo...

En todas las guerras se enfrentan hermanos...

Un cura dijo...

Gracias Matritensis, una historia demasiado común desgraciadamente. Espero que algo aprendiésemos.

Miguel Ángel, llevas razón, un triste enfrentamiento. Gracias.

Graciela, toda guerra es un enfrentamiento entre hermanos, llevas razón, algo aprenderemos alguna vez.

L'home tranquil, bienvenido al blog. Gracias por pasar y comentar.

Juanma Suárez, como decía antes, espero que hayamos aprendido.
Gracias.

Jesús, no fueron sólo los políticos, desgraciadamente. Nunca son sólo ellos. Gracias.

David Samayoa, bien lo dices, en todas las guerras se enfrentan hermanos. Gracias.

JoPo dijo...

si, cierto, buena bonita historia

por desgracia, desde el clero se alimenta mucho lla defensa del alzamiento.

se justifica esa guerra y lo q vino despues.

se dice desde posturas eclesiasticas q como se mataban a catolicos ( cosa q es cierta) habia q cojer las armas.
Aunque eso conlleve la muerte de inocentes creyentes y no creyentes.

y en el siglo XXI, hay curas q siguen bebiendo los vientos por franco.

Félix dijo...

Al final, en las guerras todos terminan siendo malos.

Antes, quién sabe. CUántos inocentes habrán sido llevados al frente con un fusil en la mano y unas órdenes que no comprendían ni compartían ni...

Un cura dijo...

Jopo, no sé qué tipo de clero conoces. Te aseguro que llevo muchos años de cura, seminarista y cristiano y nunca he visto a nadie "alimentarse de la defensa del alzamiento" como dices. Si hay algún cura así (hay un tipo de cura por cada cura), debe ser un caso aislado, por más que quieras darle un sentido general a tu afirmación. Gracias.

Félix, gracias por tu comentario, llevas mucha razón, y eso es algo aún más triste. Recuerdo un cura, compañero mío, a quien el 23 F, le cogió haciendo la mili en Madrid. Cuenta cómo le metieron en un tanque, lo sacaron a la calle y ni siquiera sabía de qué lado estaba... Muchas gracias.

Al Neri dijo...

Su historia también me pone a mí los pelos de punta. La guerra civil española tuvo esa nota triste e irracional de miembros de la misma familia matándose sin sentido y de gente alistada a un bando siendo de otro o sin ser de ninguno. Mi abuelo era falangista y le tocó luchar en el bando de izquierdas. Cosas de locos.

JoPo dijo...

un cura. sabes q no.

y ya sabes a quien me puedo referir


saludos

Un cura dijo...

Al Neri, esas historias de locura, tristemente, son muy comunes. Gracias por su comentario.

JoPo, sinceramente, no sé a quién te refieres y no estoy de acuerdo contigo. Saludos.