Subscribe:

Blogroll

martes, 15 de septiembre de 2009

De buenos y malos (o Jeckyl y Hyde)

“Y sucedió que la orientación de mis estudios, que tendía por completo hacia lo místico y trascendental, ejerció gran influjo y proyectó viva luz en este conocimiento de la perenne lucha entre mis componentes. Día por día y así, desde el punto de vista moral como desde el intelectual; me iba acercando sin cesar a esta verdad, por cuyo descubrimiento incompleto he sido condenado a tan horrendo naufragio: que el hombre no es realmente uno, sino dos (…)”

“(...) Sentí en seguida dolores desgarradores, como trituración en los huesos, náuseas mortales y un horror del espíritu que no podría ser sobrepasado a la hora del nacimiento o de la muerte. Había algo extraño en mis sensaciones, algo nuevo, inefable y, por su misma novedad, increíblemente agradable.
Me sentí, al primer aliento de esta nueva vida, más perverso, cien veces más perverso, un esclavo vendido a mi demonio innato y esta idea, en aquel momento, era como un delicioso vino que me tonificaba.
El lado malo de mi naturaleza, al que ahora había yo transferido la virtud plasmante, era menos robusto y estaba menos desarrollado que el lado bueno que acababa de abandonar.
Y de aquí vino a resultar, según pienso, que Edward Hyde fuera mucho más pequeño, más delgado y más joven que Henry Jekyll. Así como la bondad resplandecía en el semblante de uno, la maldad estaba escrita, clara y patente en la cara del otro. El mal, además que aun creo es la parte letal del hombre, había dejado en aquel cuerpo una impresión de deformidad y ruina. Y, sin embargo, cuando contemplé la fealdad de aquel ídolo en el espejo, no sentí repugnancia alguna; antes, lo recibí con un impulso de alegría. Aquél era también mi propio ser (…).

Perdonad, pero esta vez sólo copio el fragmento de “El doctor Jekyll y Mr Hyde” de Robert Louis Stevenson... creo que lo explica mejor que yo.

4 cosas que me dicen:

Susana dijo...

Yo soy más holística que sumatoria, así que creo que el hombre es realmente uno y que su entidad va más allá de la suma de las partes y/o propiedades de que se compone. Y como también soy positiva (¡qué suerte!) y creo en el ser humano (¡qué loca!), pienso que somos, salvo "horrorosas" excepciones, en mayor medida buenos que malos. Saludos a todos (la foto, genial)

s david guzmán s dijo...

caray, hoy mismo leo un libro que se llama Memnoch, el diablo. Es de Anne Rice, la que escribe de vampiros. Y me parece que su ideal del bien y del mal no es tan descabellada. Pero no sé que tanto tenga de aprendizaje.


Un abrazo

Eria.. dijo...

Yo soy dos y no veas que peleas... pero una parte me equilibra la otra para sobrevivir, ya ves que poco trascendente, pero asi soy.

Un cura dijo...

Susana, me alegra que tengas una concepción tan buena del ser humano. Gracias.

David Guzmán, no conozco ese libro (aunque sí a la autora), así que no puedo opinar. Gracias por la visita.

Eria, cada uno es como es. Un saludo y gracias.