Subscribe:

Blogroll

miércoles, 28 de octubre de 2009

La realidad

Recuerdo una ocasión, cuando estudiaba en Roma, que al volver del cine y encontrarme con un compañero de los buenos racionalistas que siempre he tenido a mi alrededor me dijo: "¡ea, y ahora a ver si vuelves a la realidad!" y, ni corto ni perezoso yo le pregunté si creía que dedicarse a estudiar con treinta y pico años, ser célibe para siempre o vivir en un colegio con otros ciento veinte curas podía ser considerado la "realidad". Posiblemente fui un poco borde... pero sigo pensando que llevaba razón.
Sí, habría que intentar reconocer la realidad de otros mundos, u otras realidades y me preocupa quien cree que el mundo que lo rodea es toda la realidad... (y eso es hasta habitual).
A mí me gusta emocionarme, pasar miedo, reírme o llorar... y recordar que así puede ser toda la realidad, que puedo reirme con quien ríe y llorar con quien llora, tener miedo con quien tiene miedo... me gusta recordar que la vida de todos me afecta, que la realidad de todos me afecta... y que podemos hacer de la realidad algo mucho más grande que lo que simplemente tenemos alrededor.
Tal vez por eso me gusta meterme de lleno en mundos distintos del mío (y qué extraña se les queda a muchos la cara cuando hablo de aquello que pasó "hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana"). Me ayuda a recordar que no soy capaz de dominarlo todo; que muchas cosas se escapan de mis manos, y que está bien que así sea y que me alegro... para omnipotentes tenemos bastante con Dios.
Pues sí, hay un mundo enorme que no puedo controlar pero del que puedo disfrutar. No pasa nada porque se me escape el argumento de estos sueños, sé que están en manos de Dios mismo, puedo disfrutar de la grandeza de tanta realidad: la realidad de mi vecino, la realidad del pueblo a quien sirvo como cura, la realidad de la pobre mujer que reza cada día ante el Nazareno de su parroquia, la realidad de los jóvenes que bailan, o que beben de una sola botella a veces alegres, a veces cansados, a veces tristes. La realidad de George Lucas que ha querido compartir conmigo su sueño. La realidad de Darth Vader (que se escapó de las manos de Lucas)... el sufrimiento de ver cómo Anakin se va perdiendo y la alegría de saber que será redimido por el amor, y que llegará a entregar su vida venciendo al lado oscuro... La realidad... que supera mi pequeña y frágil realidad me emociona.
Seguramente esta entrada no la entiendan todos. A lo mejor hay quien cree que me estoy volviendo loco y que he dejado de distinguir la realidad y la ficción.
Yo prefiero mirarlo de otro modo: he dejado de pretender decidir qué es la realidad y cómo debe ser la realidad. He empezado a disfrutar de toda la realidad, de la mía y de la de los demás y he decidido que mi realidad y mis sueños sean para los demás y que las realidades y sueños de quienes me rodean y de quienes no me rodean sean también las mías... también la realidad de Anakin Skywalker.

11 cosas que me dicen:

Manu dijo...

a veces tenemos que tomar decisiones, poner en una "balanza" el celebro y el corazón....

buen blog! saludos!!!

Anónimo dijo...

jajaja..que no fue el de Miguelito o uno de los amigos de mafalda quien habló de ello..a veces tambien vale ser pekes.

Edel dijo...

Más de una vez he oído comentar (a curas mismos) que a vosotros os instruyen para no involucraros en las vidas de los demás, que una cosa es transmitir la fe y otra crear vínculos con los feligreses y echaros sus problemas a las espaldas. Si tú eres excepción... me alegro enormemente, ojalá hubiera caído por tu parroquia y no por la que me ahuyentó de Dios

Francisco J. Gil dijo...

¿Realidad?¿Cuál es la realidad? La mía, la tuya, la de ellos... La realidad es en la cual tú crees, la que haces tuya porque así lo decides tú, a pesar de lo que los demás digan ó piensen sobre ésta.

Un fuerte abrazo mi querido amigo.
hs
PD. No me hagas caso, me he perdido en mi realidad...jajaja!!!

JORGE dijo...

Bueno,

Este post me hace recordad que Pablo le escribió a Timoteo que había que predicar a tiempo... y a destiempo.

Gracias y bendiciones

Clara dijo...

Aunque no viene mucho a cuento con el post del día, deciros que:

el pasado 16 de marzo del año en curso, en su discurso a los participantes en la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Clero, el Santo Padre concovocaba a todo el pueblo de Dios para la celebración de un especial Año Sacerdotal.

El Papa proclama este año de gracia con motivo de cumplirse, el 4 de agosto, el 150 aniversario del -dies natalis- de San Juan María Vianney más conocido como Santo Cura de Ars, Santo Patrón de todos los párrocos del mundo.

La clausura del Año Santo Sacerdotal 2009-2010 tendrá lugar el próximo 19 de junio del 2010, fecha que coincide con la celebración de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

La oración del Año Santo Sacerdotal, de Pio XII por los sacerdotes, la podeís encontrar en Internet; supongo, caso contrario, la publicaré en este mismo blog.

Gloria dijo...

qaue bueno Padre. Totalmente de acuerdo. Que humano es Ud. que Dios lo bendiga y lo mejor, no teme parecer humano.
Para mí son los mejores cristianos.
Quizas no est+abiem decir, ese bueno para mí son los más creíbles, porque quien le cree a alguien que parece perfecto?

me gusta cuando dice, pasar miedo, llorar, tener miedo, a veces me siento tan pequeña cuando paso por eso. Que Dios lo bendiga y le de su fuerza, gloria

pato dijo...

Feliz Cumple- blog !!!!
Felicidades por el primer año y que sean muchos mas.

pato dijo...

Pues..... creo que entendí muy poco, pero lo que si se es que me alegro de estar aquí, que mi realidad será aferrarme a ud porque al igual que Edel, hay quienes hicieron que tomara la decisión de alejarme.

JUANMA SUÁREZ dijo...

EDEL, siento estar en desacuerdo con eso que dices que dicen "algunos curas". De hecho, y si alguien cree que estoy equivocado, por favor que lo diga, una de las funciones de los sacerdotes (y de los cristianos en general) es "echar sobre sus espaldas" los problemas de los demás. Fue lo que hizo Jesucristo, hay que recordarlo, camino del Calvario.

Es más, es lo que debería distinguirnos a los cristianos de los demás, y creo que es en lo que más fallamos...

Un cura dijo...

Gracias, Manu por tu visita y tu comentario. Estoy de acuerdo... la balanza es necesaria.

Anónimo, Mafalda y sus amigos son buenos consejeros más de una vez. Gracias.

Edel, no estoy de acuerdo contigo, ni con los curas que te lo hayan comentado. Nunca me han instruido para no involucrarme en las vidas de los demás, al revés. El único modo de transmitir la fe es amar profundamente a los demás y echar sobre las espaldas sus problemas. No soy una excepción, desde Jesús, todos seguimos intentando hacerlo. Creeme (tal vez la triste excepción es esa que dices que te ahuyentó de Dios). Y nunca es tarde para regresar... Un saludo y gracias.

Francisco J. Gil. Buena reflexión, aunque nos perdamos en las realidades.

Jorge, buen recuerdo. Gracias.

Clara, gracias por tu aportación. Este Año Sacerdotal es una gran aportación... puedes ver los posts inspirados en él alrededor de mi aniversario. Gracias.
Gloria, gracias por tus piropos... no te olvides que si Dios se hizo humano, los curas no podemos dejar de serlo.
Gracias, Pato, por tu felicitación. Y me alegro de que pases por aquí, espero que te sirva para acercarte más a Dios, pero no olvides que dependerá más de ti que de mí.

Juanma Suárez, como ves coincidimos en la opinión. Espero que no fallemos mucho. Muchas gracias.