Subscribe:

Blogroll

domingo, 22 de noviembre de 2009

La poesía escondida



Aquellos sonetos... no sé si hoy me dicen algo. Pero de todos modos, quiero hacerlos resonar en mis oídos, releerlos rápidamente, y esconder así de nuevo los poemas que la otra noche escribí (una extraña sensación que no es vergüenza -¿cómo va a serlo, si casi estoy orgulloso de ellos?- me obliga a hacerlos callar). Alguien averiguó una vez que soy capaz de respirar -exagero... lo mío no es respirar-. Alguien descubrió mi suspirar -eso sí-. El suspiro de mis poemas.
Pero yo volví a esconder mi secreto donde nadie puede contemplarlo. Nadie puede privarme de él, ni del placer de ser el único para quien recito mis poemas. Y suspiro.
Mi voz callada sabe que no es posible gritar tan alto y recibir respuesta...Mi poema se hace demasiado largo, demasiado aburrido...
Déjame por unos momentos releer los sonetos...


(Cuando comencé este blog pensé que podría publicar todas mis poesías, mis escritos... pero aún hoy, más allá de mis ensayitos, me sigue costando compartir mis escritos más personales -muy pocos los han leído hasta hoy-, y aunque sé que lo mío no es la poesía, ni tan siquiera es mi fuerte la prosa poética, creo que de vez en cuando debo esforzarme por compartir con vosotros, esas intuiciones líricas que siempre dejo guardadas en los cajones o en las carpetas de mi ordenador. Ahí va uno de mis torpes pinitos, disculpadme y disfrutad del privilegio)

5 cosas que me dicen:

Marcos V Mazzotti dijo...

Ayer fui a una ordenación sacerdotal, un amigo del colegio se ordenaba sacerdote, fui con mi familia a la catedral, y realmente ¡que bella es la Iglesia!, DIos no deja de derramar sus bendiciones.
Ver a un compañero, ya de sacerdote, dando la bendición, es una experiencia donde el amor de Dios se puede tocar.
Me emocioné hasta las lágrimas, en la procesión, con la Cruz alta, con tantos sacerdotes que había visto en diferentes parroquias, con el Sr. Cardenal.mientras pasaban entre aplausos de la multitud.
La belleza de la Liturgia, la fuerza de la fe.
La alegría de la comunidad, realmente Dios no deja de bendecirnos.

bueno, estoy muy feliz por ello y quería compartirlo

http://www.arzobispadodelima.org/notas/2009/noviembre/221109c.html

pato dijo...

Esperaremos hasta que se sienta confiado en compartir sus poemas, mientras leo cada post con interés.

Un abrazo desde mi México.

Edel dijo...

¿Sabes qué? Escribe. Y cuando no te importe lo que vayamos a opinar los demás, publica alguno. No le puedes gustar a todo el mundo pero con que te gustes a ti, basta.

Aioria90 dijo...

Dejenos padre conocer más de sus poemas y así disfrutar de placer. Su voz callada se equivoca, si grita fuerte seguro se hará oir! Saludos Sergio.

Un cura dijo...

Marcos V, me alegro de que disfrutases de la ordenación de tu compañero. Es sin duda una experiencia especial ¿verdad? El sacerdocio es un don especial de Dios para uno, para la Iglesia y para el mundo. Gracias por compartirlo.

Pato, voy compartiendo poco a poco, no creas. Gracias, tus palabras me animan a continuar.

Edel, en realidad me importa poco la opinión de los demás. Ese no es mi problema (si lo fuera no podría publicar muchas otras cosas). Agradezco a Dios ser muy libre respecto a eso. El sentimiento es distinto, es algo que tiene más que ver con mi propia intimidad y con el sentimiento de que se me escapa algo muy mío... el corazón del hombre ¿quién lo comprenderá? Gracias.

Gracias Aioria90, un saludo enorme y te aseguro que tus palabras me animan a gritar fuerte. Gracias.