Subscribe:

Blogroll

miércoles, 7 de abril de 2010

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!


"Como la estela de un hermoso navío, 
va extendiéndose hasta desaparecer y perderse; 
pero empieza en una punta, y esa punta viene hacia mí.
Y el navío es mi propio Hijo, 
cargado con todos los pecados del mundo.
Y esa punta son estas dos o tres palabras:
¡Padre, perdónalos!
Sabía bien lo que hacía aquel día mi Hijo que tanto los amaba,
cuando puso entre ellos y yo esta barrera:
¡Padre, perdónalos!
Estas dos o tres palabras.
Como un hombre que se echa un manto sobre los hombros,
vuelto hacia mí se había vestido,
se había echado sobre los hombros
el manto de los pecados del mundo,
y ahora el pecador se esconde detrás de él de mi rostro.
Se han amontonado como miedosos, ¿y quién podrá reprochárselo?
Como tímidos gorrioncillos se han hacinado detrás de él, que es fuerte.
Y me presentan esa punta.
Y hienden así el viento de mi cólera
y vencen hasta la fuerza de la tempestad de mi justicia,
Y el soplo de mi cólera no puede hacer la menor presa
sobre esa masa angular de alas fugitivas.
Porque ellos me presentan este ángulo:
¡Padre, perdónalos!
Y a mí no me queda más remedio que tomarlos bajo ese ángulo"

CHARLES PEGUY, El misterio de los santos inocentes. 

4 cosas que me dicen:

EPA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EPA dijo...

Este Viernes Santo, durante la oración de la noche, una madre compartió con el grupo una inquietud de su hijo (de apróximadamente 5 años):

"¿Por qué tuvo que morir Jesús para salvarnos?"

Ella, en aquel momento, le contestó "Porque nos quería" y no está mal, pero no la satisfizo. Yo, desde entonces, no he encontrado una respuesta satisfactoria a esa pregunta.

Quizá ésta no sea la respuesta "correcta" pero consuela y satisface enormemente.

Muchas gracias por compartirlo.

Sonsoles dijo...

Cristo verdaderamente ha resucitado!

El Sastre de Alcalá dijo...

Me robaron el portátil y no he podido seguir tu blog.
Hoy he leído dos cosas que te interesarán, creo. Un artículo en El País de un teólogo alemán sobre la postura del Papa en la Iglesia actual. Y la Contra de La Vanguardia de un católico comprometido que intenta explicar las diferencias entre familia y consumo.
Espero que te gusten, si llegas a tiempo de leerlas.
Te seguiré leyendo siempre que pueda.