Subscribe:

Blogroll

domingo, 4 de abril de 2010

Ha resucitado


Porque no abandonarás mi alma en el infierno. Porque no darás mi alma para que sea poseída por los infiernos. Ni darás a tu santo conocer la corrupción. Ni en el cuerpo santificado por el cual otros han de ser santificados padecerás la corrupción.

Me diste a conocer los caminos de la vida. Diste a conocer por mí los caminos de la humildad, para que los hombres volvieran a la vida de donde habían caído por la soberbia; porque estoy con ellos, a mí diste a conocer. Me llenarás de alegría con tu rostro. Los llenarás de alegría, para que después no busquen otra cosa al verte cara a cara; estoy con ellos, me llenarás. Delectación en tu diestra hasta el fin.

La delectación está en tu favor y en tu propiciación en el itinerario de esta vida, que conduce hasta el fin de la gloria de tu presencia".

(San Agustín de Hipona. Enarraciones sobre los Salmos 15,10).