Subscribe:

Blogroll

miércoles, 2 de noviembre de 2011

2 de noviembre, porque la muerte no es el final


Sólo he pasado al otro lado
Yo soy yo, tú eres tú
Lo que éramos el uno para el otro lo seguimos siendo.
Dame el nombre que siempre me diste.
Háblame como siempre lo hiciste.
No uses un tono diferente.
No adoptes una apariencia solemne o triste.
Sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos...
Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo.
Que mi nombre sea pronunciado en casa como siempre lo fue.
Sin énfasis, sin sombras.
La vida significa siempre lo que siempre ha significado.
Es lo que siempre fue, el hilo no se ha cortado.
¿Por qué debería estar fuera de tus pensamientos?
¿Simplemente porque estoy fuera de tu vista?
No estoy lejos, sólo del otro lado del camino...
Ya ves, todo está bien...
Volverás a encontrar mi corazón, su ternura en toda su pureza.
Seca tus lágrimas y no llores si me amas.

2 cosas que me dicen:

Matritensis dijo...

Muy bonito post, para reflexionar un poco sobre todo un día como hoy.
Un abrazo

Félix dijo...

¿Es tuyo? Porque me gustaría copiarlo e incluso compartirlo con alguna persona. breve, conciso, personal, emotivo pero sin remilgos... precioso.