Subscribe:

Blogroll

miércoles, 8 de febrero de 2012

Reflexiones de otros tiempos en que era más joven...

El otro día pensaba en ir despidiéndome del blog, una persona me escribió un e-mail y me ha animado a seguir compartiendo mis cosas, sin necesidad de grandes pretensiones, y de momento me ha convencido. 
Además, haciendo limpieza he encontrado uno de mis cuadernos antiguos, uno de esos cuadernos viejos y olvidados de cuando no tenía blog, de cuando era joven (cuando uno tiene que explicar que sigue siendo joven es que ha dejado de serlo). En él iba anotando mis ideas, reflexiones y también algunas notas o ideas que leía y encontraba en libros, periódicos, o ideas de la vida cotidiana. Me ha encantado releer mis intuiciones de entonces (posiblemente más frescas que las de hoy), pero me ha gustado aún más comprender que, aunque ya han pasado años, puedo seguir firmándolas... y he pensado que a lo mejor es bueno hacerlo (ósea firmarlas) y volver a compartirlas.


Estamos acostumbrados, en la Iglesia a analizar esta sociedad nuestra. Mucho hablamos los curas de la nueva evangelización a un mundo nuevo, en el que estamos, y que vamos descubriendo continuamente y describiendo cansinamente todos sus elementos, y eso sí, como buena y a veces pesada madre (creo que todas las buenas madres tienen ese puntito de pesadas) avisando de los peligros que puede conllevar... 
Es triste cuando dicen algunos que es imposible dialogar con la postmodernidad... ¿porqué entonces nos empeñamos en dialogar con ella? Dicen que es imposible convertir a este mundo, que sólo eso con tono triste y melancólico nos queda el testimonio personal. Vaya si no es eso haber sido asumido por la postmodernidad... hay tanto que podemos hacer, y un Evangelio por predicar.

Al encontrar mi cuaderno antiguo, ha despertado en mí un viejo sueño... aquel en el que en medio de un mundo siempre contrario, voy y me convierto en aladid de todo... Y me dedico a romper una lanza a favor de todo.
Rompo una lanza a favor de la Iglesia, que con sus mejores esfuerzos se empeña en dialogar con una cultura que no comprende... pero que (aunque a veces lo olvidemos) nos forma y de la que formamos parte.
Y también quiero rompo una lanza a favor de esta época de la que formo parte... a pesar de todo no la cambio por ninguna, porque es la mía, y estoy orgulloso de ella.

Así que de nuevo recupero mi grito clásico...  vuelvo a presentarme como el cura friki que soy y retomo el deseo de compartir con todos mis intuiciones... simplemente, sin más pretensiones, las de hoy y las de siempre.

Ya no soy joven, pero no me he hecho mayor... así que voy a ofreceros una serie nueva retomando reflexiones de otros tiempos en que era más joven...  al menos aquellas que redescubro y en las que puedo seguir creyendo (algunas corregidas, eso sí, o con glosas, que ya marcaré de algún modo para que se sepa cuando habla el de hoy y cuando el de ayer). Espero que os guste esta nueva serie, que ya sabéis de qué va.

5 cosas que me dicen:

Javier Vicens dijo...

A mi me pasa algo parecido. Escribo una entrada en mi blog y me quedo tan pancho. La leo al día siguiente y pienso: "qué chorrada". Pero luego llega un comentarista amable -un cura, por ejemplo- y hace un comentario amable. Y entonces pienso: "¡Animo! ¡Adelante! ¡No soy tan viejo!"
Un saludo.

Anónimo dijo...

Por favor, sigua siempre con el blog, por el estoy conociendo mejor a un sacerdote que sabe hacerme reir y llorar, pensar, retificar y accetar opiniones diferentes a las mias y ademas esta siempre ahi para ayudar. Dios se lo pague por poder siempre contar con usted. j

Andy dijo...

Pues a mí me parece una idea genial. Yo estaré dispuesto a pasarme por tu cibercasa y leer tus intuiciones.

No abandones el blog! ¡Yo me decidí a crear el mío una tarde que te estaba leyendo precisamente a ti! Además, se puedes decir que eres como "padrino" de mi blog, pues éste empezó con tu bendición, va a hacer ahora 2 años.

Un abrazo.

Andy dijo...

Ya te he respondido en mi blog. ¡Un saludo cura friki ;) !

Un cura dijo...

Muchas gracias Javier Vicens, un saludo también a ti y gracias por pasar y comentar.

Querido anónimo (o querida, porque su comentario me suena con voz femenina, aunque no sé si me equivoco), me alegra saber que mis intuiciones pueden provocar tantos sentimientos en los demás. Sin duda, puede usted contar conmigo, para lo que necesite. Gracias.

También a ti, gracias Andy, me ha emocionado saber que mi blog puede ser padrinos e otro y que podemos ir cumpliendo añitos juntos. Un saludo y la gratitud de este cura friki.