Subscribe:

Blogroll

miércoles, 14 de marzo de 2012

El reloj


El reloj era su principal enemigo. Le ofrecieron muchos trabajos y le abrieron muchas puertas, pero mi amigo decía que encima de aquellas puertas siempre había un reloj enorme que cortaba los días en pedazos. No quería horarios de entrada y salida, no quería fichar, se negaba a aceptar que las horas tuvieran, por narices, sesenta minutos. Decía que la ociosidad era el estado ideal para provocar los grandes acontecimientos.

2 cosas que me dicen:

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos

Anónimo dijo...

Hoy me gustaría por 1ª vez dar marcha a tras al reloj del tiempo y si pudiera hacerlo, os aseguro que no lo haría porque me hayan quedado puertas que cruzar.