Subscribe:

Blogroll

domingo, 27 de mayo de 2012

De nuevo el monumento


Preparando el post anterior, me llamó poderosamente la atención saber que la ceremonia de Inauguración del monumento al niño no nacido, contó con la presencia del Ministro de Salud de ese país.
Eslovaquia es uno de los países que al salir del comunismo ha visto reducirse su número de abortos: de 58.000 en 1988 a 19.000 en 2006. Su legislación permite el aborto prácticamente libre hasta las 12 semanas, y es permitido a jóvenes de 16 y 17 años con permiso de sus padres. Afortunadamente el país de mayoría católica (un 70% de sus 5,4 millones de habitantes), cuenta con muchos servicios sanitarios que pertenecen a la Iglesia y en donde la mayoría de los ginecólogos se niegan a cometer abortos. Hay que decir que también ha descendido el número de nacimientos anuales: de 83.000 a 53.000 en estos mismos años.
La conciencia sobre el valor de la vida de los niños no nacidos es cada vez mayor, y de hecho proliferan los monumentos. Asimismo, la atención a las madres que desde hace años lloran a sus hijos muertos es cada vez más necesaria y su dolor se denuncia como estremecedor.

¡Cuánto tenemos aún que aprender!

Os dejo alguna otra imagen del monumento, en su emplazamiento definitivo.



2 cosas que me dicen:

Alfonso Saborido dijo...

Que los abortos no se cuenten, no quiere decir que no existan.

Un cura dijo...

Desgraciadamente llevas razón, Alfonso. ¡Qué triste cada caso, se cuente o no!... es como los muertos por el nazismo... se tardó mucho en saber cuántos eran, y aún se piensa que pueden ser más. Pero en todo momento eran una desgracia enorme.