Subscribe:

Blogroll

viernes, 30 de noviembre de 2012

Casablanca (V): De porqué Rick nunca debió beber con clientes


El comienzo de la película Casablanca nos presenta a Rick como un hombre duro, resentido, metido en una coraza y en un enigma que lo convierten en un hombre libre pero duro, aunque algunos descubrirán en el fondo, a un sentimental... “porque una mujer te hirió quieres vengarte en todo el mundo, eres débil y cobarde”; le dirá Ilsa.


Por eso, Rick nunca bebe con clientes, permanece impasible ante los demás, no quiere problemas y se siente seguro sin implicarse con nadie.
Se resistirá a beber con Ugarte, a tomar nada con quienes le agasajan, ni siquiera con Yvonne, a quien manda a su casa.
Rick permanece aislado y seguro, en su coraza. Pero dentro de él puede que se esconda algo distinto. "Bajo su apariencia de hombre cínico, es usted un sentimental", le espetará Renault. Y bien lo verá Víctor Laszlo que le avisará de que ve en él: "Un hombre que intenta convencerse a sí mismo de algo que no puede creer. Está intentando escapar de sí mismo y nunca lo conseguirá".
Para romper su aislamiento reaparecerá en su vida Ilsa y se sentará a su mesa, vaya se ha establecido un precedente”, se sorprende Renault por dos veces, cuando Rick acepta la invitación de Laszlo y de Ilsa. Y todo empieza a cambiar.
Y Rick empieza a beber con clientes, se sentará en la mesa de Laszlo, se sentará en la mesa con Renault, se sentará en una mesa como uno más...
“Se está convirtiendo usted en su mejor cliente” - le dirá el entrañable Carl, discreto y animoso.

Y sentado a la mesa y bebiendo con clientes, hablará con Annina, una joven búlgara que le hablará de amor, de lo que vale el amor y de como merece la pena sacrificarse por amor, y todo comenzará a cambiar, y a Rick le tiembla la coraza y se compadece de aquella pareja y de su amor,
“Todo el mundo en Casablanca tiene problemas. Verá como todo se soluciona” - responde parcamente Rick ante la historia.
Pero sin embargo acaba ofreciendo su ayuda. Es un chico con suerte”, dice, pero algo hace pensar que no habla de lo que acaba de ganar en la ruleta, sino del amor que disfruta y que Rick envidia... por lo que vale ese amor ha empezado a sacrificar algo de lo suyo.

- ¿Qué tal va la noche? - le pregunta al croupier
- Unos dos mil menos de lo que yo pensaba - le responde con humor. 

Es arriesgado sentarse a la mesa de los demás, es arriesgado entrar en la vida de otros y que otros puedan entrar en tu vida... porque eso puede hacerte cambiar, puede transformarte y puedes acabar afectado y sacrificándote por los demás... 
Pero yo creo que merece la pena dejarse afectar.