Subscribe:

Blogroll

domingo, 2 de diciembre de 2012

Casablanca (VIII): De finales felices


Y ya que ayer empezaba hablando de finales... otro detalle es el optimismo suave que se extiende al fondo de este drama con su final agridulce e inimitable, en el que cada personaje nos aparece imprevisible... cada uno tiene que tomar una decisión, en muchos casos dolorosa.
Pero curiosamente, todas sus decisiones están encajadas en la coherencia de los personajes... Renault “moviendose al viento que sopla”, Rick amando hasta sacrificarse por quien ama, Ilsa que forma parte de “un mundo de ideales maravillosos... creyendo que el amor es parte de un ideal”. Lo que a otros les cansa, a mí me impresiona. 
Sigo creyendo en un mundo de ideales y de personas firmes que en toda su debilidad y a pesar de ella, permanecen en el lugar que deben y asumen incluso la tarea más difícil, el sacrificio por un bien mayor...
Tienes que pensar por los dos, por todos nosotros”... es la petición enamorada que desbanca a quien había afirmado por dos veces "Yo no me juego el cuello por nadie" y que se había confesado a Ilsa: Ya no lucho por otra causa más que por la mía propia. La mía es la única causa para mí”.
Ver que el egoísmo puede ser desbancado y que el amor y la virtud acaban uniéndose, es una novedad en nuestra sociedad. Y ver que el sacrificio se abre a una nueva aventura, que no tiene que ser peor, también nos puede enseñar a vivir al máximo.
Creo que no hay un final en la historia del cine que hable tanto de nuevos comienzos, porque realmente supone el comienzo de opciones nuevas y que prometen una vida nueva...
“Quizás sea este un buen momento para empezar”; dirá Rick a Renault.
Así pues sirva el homenaje de estos ocho posts a todas las personas que están dispuestas a empezar de nuevo cada día. Y hoy, que comenzamos el año litúrgico, en este nuevo tiempo de Adviento, que todos nos dispongamos a empezar de nuevo.



Presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad”.