Subscribe:

Blogroll

domingo, 5 de mayo de 2013

El Dios de mis milagros



Señor, yo te amo porque 
juegas limpio; 
sin trampas -sin milagros-: 
porque dejas que salga, 
Paso a paso, 
sin trucos -sin utopías-, 
carta a carta, sin cambiazos, 
tu formidable solitario.


Me encanta este precioso poema de León Felipe, me gusta mucho desde la primera vez que lo vi, hace ya bastante tiempo. Por eso lo recuerdo como una de mis viejas reflexiones. Hoy lo he reencontrado por ahí, y quiero compartirlo con todos. A algunos les parecerá un poco indiferente, pero a mí me  encanta como describe el Dios bueno que yo conozco, al Padre que me deja ir paso a paso y que aparece no de modo extraordinario, sino en los pequeños milagros de cada día. 

Que Dios siga bendiciendo cada pequeño momento de nuestra vida.

0 cosas que me dicen: