Subscribe:

Blogroll

jueves, 30 de mayo de 2013

Insomnio


Dio una vuelta más en la cama... ya casi no le quedaba nada en lo que pensar y seguía sudando el calor seco que le amortajaba. No le quedaba ya nada en lo que pensar, aunque, como siempre, empezaría a repetir los temas que le atormentaban. La oscuridad encubría su desasosiego y le ayudaba a crecer. Empujó las sábanas hacia abajo con los pies, y tuvo, finalmente que incorporarse para echarlo todo al suelo intentando vencer el calor de tanta tela. Se volvió a recostar, pero tuvo que acomodar la almohada, colocarle bien la funda y probar por tres veces uno y otro lado intentando saber cual de ellos era el más fresco de los dos. Se decidió por uno y se colocó abierto de piernas y brazos mirando al techo con los ojos bien abiertos, con las pupilas bien despiertas como para ver bien la oscuridad reflejada en el cielo de su noche y sus paredes y con ese dolor en la cuenca de los ojos de quien no consigue ni dormir ni descansar y ve temblar sus párpados vencidos por el cansancio y el sueño que no le dejan dormir.


(Hace tiempo que no publicaba ninguno de mis pinitos poéticos, ya sabéis que me cuesta... pero vuelvo a proponer ofreceros algo cada cierto tiempo de mis tontos escritos.)