Subscribe:

Blogroll

martes, 14 de mayo de 2013

Releer la Palabra

Hace unos días, un estudiante de periodismo me hacía una entrevista sobre la Iglesia y los medios de comunicación, internet y las redes sociales, especialmente. Y me hizo pensar de nuevo en lo que significa para mí este blog y este mundillo de la red. 
Me preguntaba si para la Iglesia es más importante el mensaje o el conseguir "captar audiencia" y yo le explicaba que en la evangelización, la Iglesia no puede renunciar ni al mensaje ni a los seguidores, porque frente a la visión empresarial que se impone en el mundo, el mensaje que la Iglesia transmite no conlleva un bien para sí misma, sino para el seguidor que lo acoge. 
La Iglesia por tanto tiene que ser muy fiel al mensaje y al mismo tiempo preocuparse tremendamente de las necesidades del seguidor. Al pensar en todo eso, volvía a recordar mi blog, que nace de la convicción de que nada humano es ajeno a la Iglesia (porque nada humano es ajeno a Jesús, y desde la Ascensión -que celebramos el domingo- tampoco a la Trinidad). 
El Papa Benedicto XVI hablaba de internet como “una nueva «ágora», una plaza pública y abierta en la que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad”. Así lo intento yo desde este año con este blog. A veces parece que las "cosas de cura" están reñidas con las vivencias personales. Sin embargo yo no puedo separar mi vida y mi ministerio. 

En este tiempo en que mi blog se va renovando, como habéis visto, y que voy sacando del baúl de lo nuevo y de lo viejo, me gustaría entre mis intuiciones, y sin perder el estilo del blog, poder compartir también con todos algo que para mí es muy importante. Sabéis que estudié en Roma unos años que para mí fueron maravillosos, lo expliqué hace años en un post. Desde entonces una de los aspectos más importantes de mi ministerio como sacerdote ha sido el estudio y la enseñanza de las Sagradas Escrituras.
La Palabra de Dios es diálogo, es relación, es el encuentro entre Dios y nosotros. Por eso, a partir de hoy inauguro esta nueva serie de posts, que quieren ser una relectura de la Palabra de Dios desde la vida, dentro de mi propia experiencia personal. No quiero dar clases sobre Biblia en mi blog, tampoco soltados aquí mis homilías, el que quiera oirlas que se acerque por mi parroquia, no quiero explicaros nada técnico, pero sí haceros partícipes de lo que llena de sentido todos mis otros posts... la relación personal con el Señor, que se plasma continuamente a través de su Palabra. 
Espero que todos estos posts, que a partir de ahora quiero compartir con vosotros os sirvan.
No penséis que quiero dar lecciones, sólo pretendo seguir releyendo la Palabra con vosotros y desde mi vida y los acontecimientos que comparto en cada post con todos vosotros.
Consciente de la solidez y la estabilidad de la Palabra, de su fuerza creadora y regeneradora, de su actualidad, su perennidad y su capacidad transformadora... quiero a partir de ahora hablar un poco sobre la Palabra de Dios y hablar desde la Palabra de Dios.
Ya me diréis qué os parece todo esto (y por cierto, animaros a comentar, que últimamente está la cosa muy aburrida).





3 cosas que me dicen:

Javi dijo...

Pues hombre, ¡qué decirte, hermano!
Que todo eso que pones es cierto y está muy bien. Pero la gente, como bien dices, está cansada de teorías, la gente lo que quiere, o lo que queremos (que los curas también somos personas)son testigos (y no tanto testimonios).

Buen día y gracias por el blog.
Lo acabo de encontrar y he visto cosas que me han gustado.

Javi dijo...

Pues hombre, ¡qué decirte, hermano!
Que todo eso que pones es cierto y está muy bien. Pero la gente, como bien dices, está cansada de teorías, la gente lo que quiere, o lo que queremos (que los curas también somos personas)son testigos (y no tanto testimonios).

Buen día y gracias por el blog.
Lo acabo de encontrar y he visto cosas que me han gustado.

Javi dijo...

Pues hombre, ¡qué decirte, hermano!
Que todo eso que pones es cierto y está muy bien. Pero la gente, como bien dices, está cansada de teorías, la gente lo que quiere, o lo que queremos (que los curas también somos personas)son testigos (y no tanto testimonios).

Buen día y gracias por el blog.
Lo acabo de encontrar y he visto cosas que me han gustado.